Lío en Monzón por una escopeta de perdigones

El despliegue de Policía Local y efectivos de la Guardia Civil en la zona de la Jacilla de Monzón, este lunes por la tarde, provocó gran alarma social que al final quedó en un susto. Todo comenzó después de que un vecino avistara a dos individuos que se subían a un vehículo portando una escopeta, lo que hacía que se pusiera en marcha el operativo que concluía con la identificación de ambos y la comprobación de que el arma en cuestión era de perdigones con un teleobjetivo y tenía los pertinentes permisos.

Se daba la circunstancia que estos días la Guardia Civil está realizando controles, y al recibir la alerta, se incorporaron al operativo portando sus armas reglamentarias a la carrera y advirtiendo a los viandantes que estaban en la zona donde hay una terraza que la desalojaran y se metieran en el supermercado que está al lado. Ello provocó que las redes sociales hicieran de altavoz y propagaran todo tipo de rumores y especulaciones que obligó al Ayuntamiento a poner en su Facebook el siguiente mensaje “tranquilidad absoluta. No ha pasado nada relevante en Monzón hoy (lunes) por la tarde”.

Todo esto se producía, mientras el Ayuntamiento de Monzón celebraba pleno y ante las constantes preguntas de los asistentes sólo se respondía que era una falsa alarma y que no había pasado nada.

Los dos individuos prosiguieron con normalidad y todo quedó zanjado volviendo la zona a la normalidad. Eso sí cada uno tenía una versión distinta de lo que había pasado.

No obstante, los vecinos de la zona tuvieron un nuevo susto al filo de la medianoche cuando escucharon una explosión, lo que les obligó, llevados por la curiosidad, a volverse a asomar a los balcones a comentar lo que parecía el acto de unos gamberros.

Comentarios