Los comerciantes de Alcoraz, Cavia y Zaragoza piden que puedan volver a pasar los coches por ellas

calle Cavia

Comerciantes de las calles Alcoraz, Cavia y Zaragoza han decidido unir fuerzas para plantear al ayuntamiento de Huesca que revierta la situación de “peatonalización” de esta zona, que en los últimos años no se ha mostrado eficaz y está suponiendo un importante quebranto económico para sus negocios. Consideran que la calle Alcoraz se ha convertido en una calle particular, para unos pocos, mientras que Cavia ve cómo pasan los coches a gran velocidad, al haberse convertido en la única vía de tránsito. Si se abrieran al tráfico todas, habría más tiempos de semáforos, la circulación rebajaría la velocidad, y el paso por estas calles será más agradable para los peatones. La peatonalización, ahora, es prácticamente inexistente.

Estas calles cuentan con medio centenar de negocios, que aguantaron en los peores tiempos de la crisis. Ahora, sin embargo, los cierres de comercios de cercanía se suceden. Los comerciantes, que han empezado a mantener reuniones, creen que estas tres calles se están quedando apartadas del centro de la ciudad, en “tierra de nadie”.

En estas zonas se reivindica que las acciones de dinamización, que llevan a cabo el ayuntamiento de Huesca o la Asociación de Comerciantes, salgan alguna vez del mismo centro de la ciudad.

Los comerciantes afectados se dirigirán al ayuntamiento de Huesca para presentar su reclamación. Recuerdan que en la campaña electoral, el PSOE que llevaba esta cuestión en su programa, fue puerta por puerta de sus comercios prometiéndoles que las calles Alcoraz, plaza de Navarra y Zaragoza se reabrirían al tráfico.

En estos momentos, creen que ésta es una zona indefinida, ni peatonal, ni de tránsito. Ello supone que se hayan creado unos tránsitos de público diferentes, que han hecho que los clientes, bien por no poder aparcar, bien por no ser una zona ahora agradable, no acuden a comprar.

Comentarios