Comienzan las obras de la segunda fase del refugio de Cap de Llauset

Coincidiendo con la celebración de la apertura parcial del refugio de Cap de Llauset, comenzaban, hace unos días, las obras de construcción del segundo módulo que, probablemente, se prolongarán durante dos o tres años en función, primero, de la climatología, puesto que sólo se puede trabajar en verano, y también de la financiación. Lo importante decía Sergio Rivas, responsable de refugios de la Federación Aragonesa de Montaña, es que las obras están en marcha.

Cuando las obras hayan concluido Cap de Llauset aumentará las 32 plazas para pernoctar que tiene en la actualidad hasta las 75-80. Además, ordenará las instalaciones del mismo, puesto que, por ejemplo, se ganará espacio para el almacén o servicios que ahora mismo ocupan un espacio provisional, como la escalera o los aseos de la gente de paso, pasarán a tenerlo definitivo.

Cabe recordar que el refugio entraba parcialmente, en funcionamiento, el pasado verano, el 2 de julio y que, en su primer año, ha tenido 1.842 pernoctaciones. Cap de Llauset se ubica a 2.400 metros de altitud, siendo el refugio guardado más oriental del Pirineo Aragonés. Se localiza a los pies de una serie de picos de más de tres mil metros que componen todo el extremo oriental de las Maladetas. Permite planificar, junto al refugio de La Renclusa, un recorrido de carácter alpino y circular al pico Aneto y al macizo de las Maladetas, y además es punto de apoyo para la realización de diferentes circuitos de montaña por los múltiples ibones que hay en la zona. Viene a completar el trazado del GR11, el sendero por etapas más transitado del Pirineo y que no contaba con un refugio en este tramo.

Comentarios