Tres horas en la casa reconstruyendo los hechos

efectivos Guardia Civil suceso muerte niña Sabiñán

La Guardia Civil pasó ayer prácticamente toda la tarde en la vivienda de Sabiñánigo donde se produjeron los hechos, a la que llevaron también al presunto agresor, Iván P. P., para hacer una reconstrucción de los hechos y tratar de aclarar lo sucedido. El domicilio se encuentra en una zona de nuevos edificios apartada del centro de la ciudad, por lo que el trabajo de los agentes pasó prácticamente desapercibido para los vecinos. De hecho, preguntados algunos de los residentes de la zona por la detención de este hombre, todos afirmaban que no se habían enterado todavía de nada.

El traslado del sospechoso a la vivienda familiar se produjo en torno a las 18.48, y allí estuvo casi hasta las diez de la noche dando su versión de lo ocurrido tanto a la Guardia Civil como a la comisión judicial. El secreto de las actuaciones impide confirmar nada de forma oficial, pero fuentes próximas al caso aseguran que el arrestado habría mantenido su versión de la caída accidental.

Discusión por los estudios

Al parecer, durante la larga reconstrucción de los hechos, el investigado sí que podría haber reconocido que se produjo una discusión entre él y la víctima a costa de los estudios. Pero lo único que admitiría sería un zarandeo que hizo caer a la menor, no la paliza que ha terminado costándole la vida. Lo que se desconoce todavía es si la abuela de la menor se encontraba en el domicilio cuando se produjo la brutal agresión.

Todo apunta a que la Benemérita apurará al máximo la detención del presunto agresor a la espera de que este pudiera terminar reconociendo los hechos. Por ello, no se descarta que su puesta a disposición judicial no se produzca este sábado sino mañana.

Comentarios