La ermita Santa María de Iguacel abre sus puertas

La ermita Santa María de Iguacel, una de las mayores joyas del románico aragonés, abre sus puertas este lunes. La Asociación Sancho Ramírez se encarga del mantenimiento del edificio declarado Bien de Interés cultural y busca financiación para su restauración después de que el pasado año sufriera un corrimiento en el tejado.

Hay un proyecto de restauración del arquitecto Antonio García Diz que exige un presupuesto de cerca de 100.000 euros, un montante que la asociación no sabe cómo va a conseguir. Ya se ha dirigido a la DGA y a algunas entidades privadas.

De momento la ermita se abrirá este lunes, para ello han pedido permiso tanto al obispado como al Ayuntamiento de Jaca y a la Comarca de la Jacetania. Sobre su propiedad, el presidente de la asociación no quiere pronunciarse aunque considera que es un bien de todos.

El Gobierno de Aragón denegaba al Obispado de Jaca su petición para inmatricular la ermita de Santa María de Iguácel. La Iglesia ha iniciado los trámites con la petición de un cambio en el catastro, una solicitud que el Gobierno de Aragón ha alegado para que el catastro, “que tiene la última palabra” la deniegue ya que “la información sobre la propiedad es clara”, según explican desde el Departamento de Hacienda, y esos terrenos pertenecerían al Gobierno de Aragón.

 

El edificio, que tiene un proyecto de rehabilitación aprobado con más de 100.000 euros, está siendo conservado por la Asociación Sancho Ramírez. El alcalde de Jaca, en declaraciones a Radio Zaragoza, reconocía la oposición a que esta joya del románico sea propiedad de la Iglesia, aunque explica que este proceso no es de su competencia.

Comentarios