Este fin de semana tareas de exhumación en el cementerio oscense “en busca del abuelo asesinado”

Este fin de semana el Círculo Republicano Manolín Abad de Huesca, inicia los trabajos de exhumación en el cementerio municipal oscense, en una tarea que han denominado “en busca del abuelo asesinado”. Alberto Malo, nieto de Casimiro Malo, un labrador de Alcalá del Obispo asesinado en noviembre de 1938, tiene la esperanza de recuperar los restos de su abuelo para darles sepultura. Las posibilidades son mínimas pero como asegura “habrá merecido la pena”.

Los trabajos se inician el sábado a las ocho de la mañana en el cementerio municipal, en concreto en el cuadro 1 sepultura 83. Antes se habrá delimitado la zona de excavación y el perímetro de seguridad en el que profesionales y voluntarios trabajarán para encontrar los restos de Casimiro Malo , en un proyecto que cuenta con un presupuesto de siete mil euros .

La familia de Malo es consciente, porque así se lo han hecho saber las diferentes entidades que forman parte de este evento arqueológico, que a pesar de los trabajos previos de investigación y documentación, hay otras variables que pueden hacer fracasar el trabajo iniciado. En esta investigación está Antonio Moliner responsable del CRMAHU para el desarrollo de exhumaciones en Huesca capital. Persona que capitaneó la erección del memorial Galán y García y que investigó, purgó y volvió a estudiar la listas de personas asesinadas en esta ciudad en el periodo 36/45 , listas que figuran en el Memorial 545 sito en el Parque Mártires de la Libertad. Y persona que plasmó sus investigaciones en el libro "Nunca hemos oído pedir perdón", de edición agotada e imposible de adquirir ya.

Moliner expresa que esta nueva fase del trabajo de reconocimiento y dignificación de las víctimas, consiste en, siempre a instancias familiares, ayudar en todo lo posible para recuperar y entregar los restos de las víctimas a sus seres queridos, contribuyendo de esta manera a poder cerrar el duelo tantas décadas atrás iniciado.

Antonio Alagón también participa y es el arqueólogo director de este proyecto. Junto a él, su equipo: Francisco Pérez (codirector), Ana García (conservadora- restauradora) y Belén Gimeno (antropóloga forense). Cuatro personas que conforman el equipo profesional que dará las instrucciones a seguir en todo momento, que dirigirá el grupo de voluntarios y que asegurará  el correcto seguimiento del protocolo científico en esta actuación.

Comentarios