“Estamos más cerca, pero no debemos dejar escapar la reapertura del Canfranc”

Canfranc Manifestación 2017

Más de 300 personas se concentraban este domingo en Canfranc para exigir la reapertura de la línea internacional. Cada año la Coordinadora Crefco organiza esta manifestación, pero en esta ocasión había un mayor optimismo en el ambiente por las buenas noticias cosechadas en las últimas semanas.

La Unión Europea ha aprobado financiar con 7’5 millones de euros los estudios de reapertura y lo ha hecho dentro de un proyecto apoyado por los gobiernos de España y Francia. Allí radica la novedad a la que se agarran los asistentes.

A pesar de las buenas sensaciones nadie quiere alzar las campanas al vuelo. Crefco habla de un “optimismo moderado”. Javier Garrido, miembro de la Coordinadora por la reapertura, lamenta que el Gobierno de España no haya cumplido con el compromiso de financiación plurianual que concretó en los Presupuestos Generales del Estado. “Si en España no invierten, en Francia pueden surgir dudas”, explica.

LA GENERACIÓN DE LA REAPERTURA

“Podemos pasar a la historia como los políticos que dejaron escapar la oportunidad o como la generación que consiguió la reapertura de la línea internacional por Canfranc”. Son las palabras del alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, que quiere confiar en que esta oportunidad sea la definitiva.

En la manifestación había representantes de todos los partidos políticos. Diputados provinciales, regionales y nacionales, y es que, como decía el alcalde de Canfranc, “si hay un proyecto que una a todos los aragoneses, ese es el de la reapertura de la línea internacional ferroviaria por Canfranc”.

El objetivo se centra ahora en seguir trabajando conjuntamente entre España y Francia. La semana pasada el Gobierno de Aragón conseguía reunir en el Ministerio de Fomento a representantes nacionales y franceses, de Adif y de la gestora ferroviaria francesa, la SNCF. En esa reunión se habló de lo que necesita la línea ferroviaria para hacerla operativa y darle continuidad transnacional. En las ayudas Conectar Europa, que Bruselas acaba de aprobar para el Canfranc, habrá dinero también para los estudios de impacto ambiental y económico o los estudios de obras. Todas las voces coinciden en destacar que es una decisión política. La región francesa de Nouvelle-Aquitaine lo tiene claro, pero como dice su vicepresidente, Bernard Uthury, hay que seguir empujando a los respectivos países.

OBJETIVO: REAPERTURA 2024

En cuanto a los plazos el consejero José Luis Soro habla de hacer un ejercicio de realismo y de que se han tenido que adaptar a las posibilidades francesas de financiación, que en ningún caso serán antes del 2020. Por ello, confía en la reapertura para 2024.

Para Soro la reivindicación ciudadana ha sido y es la clave para que el sueño de reabrir el Canfranc haya llegado hasta hoy, por eso agradecía su empeño durante casi 50 años a ambas coordinadoras, la francesa, Creloc, y la española, Crefco. Víctor López, miembro de Crefco, recordaba las dificultades y los palos en las ruedas cuando nadie creía que fuese un proyecto viable y reconocía el empeño de Alain Rousset, presidente de Nouvelle-Aquitaine cuando les convocó para estudiar las posibilidades que finalmente demostraron que en Canfranc “es viable y rentable”.

Tras los discursos en las vías de tren los asistentes se trasladaban al Ayuntamiento para realizar una lectura de poemas y fragmentos literarios relacionados con el Canfranc, y es que, como decía el escritor Ismael Grasa, Canfranc significa mucho para el imaginario colectivo de los aragoneses, “una nostalgia y un deseo por la internacionalidad al que no queremos renunciar”. Un ejemplo de que lo romántico y lo práctico, decía, pueden ir de la mano.

Comentarios