Nocte va en la buena dirección, camino de ser un acontecimiento anual necesario’

Cuando todavía resuenan los ecos de las últimas acciones del Festival Internacional de las Artes Escénicas, su director, Jorge Mur, ha resumido en ‘mucha fiesta’ lo que han dado de sí las cuatro jornadas de Nocte. Un proyecto que va en la buena dirección, que es algo grande como pocas cosas ha vivido este viejo territorio en su larga historia, se está convirtiendo en un acontecimiento anual necesario, en un rito perdurable, decía Mur. Hasta 7.000 personas se calcula que disfrutaban de alguna de las 25 propuestas, lo cual supone un 15% más que en 2016. Lo más relevante era que, después de catorce ediciones, siguen sin registrarse incidentes reseñables.

Mur también destacaba a los artistas convertidos, en este festival, en objeto de e veneración para este proyecto y su público, y en 2017 han sido cerca de doscientos los que han participado en Nocte. Los considerados de casa: el grupo Adeshora Teatro, la Banda de Música de la A. C. Gradense, Benjamín Cortés con sus grupos de break dance y sus socios de Show Much, las compañías Danza conmigo y Danza Estadilla, Elia Lozano, el encuentro de músicos Jazz for Kids dirigido por Daniel Escolano, Tritón Jiménez, IntheGraus e incluso Romano Enrique; también un buen puñado de artistas y compañías aragonesas que, como este año, siempre encontrarán en el festival un apoyo a su trabajo: Lagarto Lagarto, los bailarines Antonio Ayesta y Kenji Matsuyama, el ELE Trío, Resistance Crew, los Titiriteros de Binéfar, D´Click y Pecker; y por supuesto, un variado muestreo artístico de proyectos de carácter nacional e internacional: Daraomaï, Lucio Baglivo, Cascai Teatre, Valeria Guglietti, LaDinamo, The LOL Brothers, la compañía de danza de Mar Gómez y el cabaret Caminos Emergentes. Todos, sin excepción, han dado su máximo, han arriesgado, han estrenado, se han amoldado y, absolutamente, han rayado a una gran altura. Gracias enormes por su implicación.

Por último, quienes están detrás y hacen que esto sea posible, el Ayuntamiento de Graus, para el que el festival es su primer proyecto cultural, y la Diputación de Huesca, que esta edición ha propiciado el crecimiento de Nocte con hasta cuatro vías de apoyo, y que ha de ser una institución esencial en su progreso inmediato. Mención aparte requiere el Ayuntamiento de Estadilla, que por segundo año consecutivo ha organizado una programación prólogo cargada de ilusión y significado. Otras instituciones colaboradoras este año con Nocte han sido el Gobierno de Aragón, los ayuntamientos de Huesca y Secastilla, el Centro de Danza de Zaragoza, el colegio Joaquín Costa y el Centro de Mayores José Luis Cudós, el Club Ciclista Graus, el Albergue de Graus o el centro Espacio Pirineos. La suma de sus apoyos revierte en la dimensión diversa, abierta, libre y gratuita de este proyecto.

Son otras muchas personas, colectivos y empresas las que han arrimado el hombro en la elaboración de esta gran fiesta, y muchos medios los que la han dado a conocer. Prolijo resulta nombrarlos a todos pero es ineludible que agradezcamos, por último, el esfuerzo de los distintos trabajadores municipales envueltos en el desarrollo del festival, y que enumeremos a quienes han formado parte directa de su equipo de producción: Carla Chavarria, Raquel Pérez, Susana Pérez, José Ángel Claver, Diego Llagostera, Javier Senz y Jorge Valero.

Nocte terminaba el domingo pero ya existen muchas ideas con las que presentar un festival aún mejor en 2018, una edición especial por su decimoquinto aniversario.

Comentarios