'Letreros', de Marta Javierre, llega a Renovarte

‘Letreros’, de Marta Javierre, está en camino. No todas las propuestas de Renovarte están ya en marcha; esta exposición, que se basa en una investigación anterior sobre inscripciones de textos que permanecen en la zona del Sobrepuerto, comienza el próximo viernes y durará hasta el 17 de septiembre.

Sin embargo, sí que están en marcha muchas de las exposiciones que Renovarte propone para este verano. La mayoría de estas expresan la cultura y cuentan la historia de la Comarca del Sobrarbe. Así lo hace ‘Al calor del Pirene’, que termina el 31 de agosto. Esta recorre los principales mitos y leyendas del Pirineo centrándose en los personajes mitológicos. Los textos expuestos son de Roberto Serrano y las imágenes de Silvia Aguilera. Puede visitarse en el Monasterio de San Victorián de miércoles a domingo en julio y de martes a domingo en agosto.

‘Cuándo las piedras hablan. El hombre, el símbolo y la piedra’. Así se titula la exposición de simbología en tallas, inscripciones y grabados que se encuentran en las piedras del Pirineo Aragonés. Una idea que José Miguel Navarro, estudioso del lenguaje simbólico, ha llevado a Renovarte acompañado de la ilustradora Merche Pérez y los fotógrafos Ramón Azóon, Jon Izeta y Paco García Barbero. Se pone fin a la exposición el próximo domingo en la Torre de Abizanda; pero continuará del 9 de agosto hasta el 17 de septiembre en la Antigua Ermita de Jesús.

‘El árbol del Sobrarbe’ acaba el mismo día que la exposición anterior, el 17 de septiembre. En esta, diez artistas o colectivos reinterpretan el símbolo más identitario de esta comarca. Es una muestra sugerente y divertida que se reparte en dos espacios diferentes: la Sala la Sarra de San Juan de Plan y el Claustro de la Iglesia de Aínsa.

La última exposición que está en marcha es ‘Como yo’, de Laura Torrijos Bescós. Esta, no guarda la misma relación que las anteriores con la comarca. Laura es una joven que, todavía estudiando el bachillerato de Artes Escénicas, utiliza el autorretrato tan de moda en las redes sociales de una manera diferente; con seriedad, reflexión y denuncia. El resultado de esta combinación es una exposición con una estética muy personal que se centra en los derechos de la mujer, sobre todo en la infancia y la adolescencia. En esta, ella actúa de modelo de sus propias denuncias: jóvenes que sufren maltrato, violación, bodas impuestas o explotación. Puede visitarse en la cárcel de Broto hasta el 31 de agosto.

Comentarios