“Un momento histórico, un centro comercial de Europa, una estación internacional”

recreación histórica apertura Canfranc

89 años después, los discursos de inauguración de la estación internacional de Canfranc siguen vigentes. Las palabras del Rey Alfonso XIII y el Presidente de la República Francesa, refiriéndose a este edificio como un puente de unión de España y Francia, siguen siendo un deseo para todos. Así se respiraba en el ambiente de la IV Recreación histórica de la Estación Internacional de Canfranc. Unas 2000 personas participaban. Había 200 personas vestidas de los años 20 como comitiva real, acompañando al presidente de la República francesa o como trabajadores ferroviarios.

Esta IV Recreación se hace en un año en el que se han dado pasos hacia la reapertura y la recuperación del edificio de la Estación. La Unión Europea ha aprobado la financiación del 50% de los estudios previos para la reapertura y el GA y el Ayuntamiento de Canfranc han aprobado el plan urbanístico para rehabilitar la explanada de Arañones y el edificio de la Estación. Está previsto que estas obras de rehabilitación comiencen el año que viene.

Los habitantes de Canfranc, de todo Aragón y de la parte francesa sueñan con que la reapertura de la línea internacional sea una realidad en el año 2024. Este acto, como todos los que organiza el municipio en relación a su Estación, no sólo era una recreación sino también una nueva demostración reivindicativa.

A pesar de ser martes numeroso público respondía. Desde primera hora de la mañana los figurantes vestidos de época llenaban Canfranc poniendo ya el ambiente a un día muy caluroso. La Estación engalanada, banderas francesas y españolas, y mucho público.

La Banda de Música Santa Orosia ponía la música y los himnos de los dos países implicados. En primer lugar el alcalde de Canfranc, representando al de 1928, abría el acto con palabras de agradecimiento a todos los que han hecho posible este día.

En representación del Gobierno de Aragón asistía la consejera María Victoria Broto, que aseguraba que el objetivo final está más cerca.

El acto continuaba con los desfiles de la banda de música, militares, y la llegada a través del sonido del ferrocarril, tras lo que se podía ver al Rey Alfonso XIII y demás autoridades, militares, religiosas y cívicas de España y también de Francia.

Unas muestras de folklore francés y español, ponían el punto y final al acto. Después el público podía hacerse todas las fotos pertinentes con los diferentes personajes caracterizados.

Comentarios