El Ceder Somontano informa de las ayudas a la rehabilitación de viviendas para luchar contra la despoblación

Más de treinta representantes de municipios asistían a la reunión convocada por el Centro de Desarrollo del Somontano en Barbastro con la directora general de Vivienda del Gobierno de Aragón, Mayte Andreu, para informar sobre las ayudas a la rehabilitación de viviendas que ofrece el Gobierno central y el Gobierno autonómico como una de las herramientas para luchar contra la despoblación. Se destinan más de 10 millones de euros para subvencionar trabajos de conservación, eficiencia energética y accesibilidad en las viviendas.

El encuentro con Andreu surgía de otra cita la pasada semana con los representantes de Pueblos Vivos en la que se reclamaban acciones concretas para luchar contra la despoblación, como la instalación de banda ancha en los municipios o las mejoras en el parque inmobiliario para poder ofrecer viviendas en alquiler en la zona rural.

El presidente del Ceder Somontano, Mariano Altemir, y la directora general de Vivienda, explicaban que estas ayudas a la rehabilitación son una alternativa para incrementar la oferta de alquileres en la zona rural, donde la falta de alquileres, el mal estado de los inmuebles o los elevados precios de las viviendas suelen dificultar el asentamiento de nuevos vecinos.

Mayte Andreu destacaba la situación de “infravivienda” que se detecta en muchos municipios, y por ello destacó que esta convocatoria de subvenciones para particulares (aunque también se pueden sumar las administraciones) es una “buena oportunidad”. La directora general explicaba que, en el caso de las obras para mejorar la accesibilidad, se puede subvencionar hasta el 80%. No obstante, solo podrán acceder a estas ayudas los edificios de uso residencial colectivo, con dos viviendas o más.

Requisitos de la convocatoria de ayudas

La convocatoria de ayudas a la rehabilitación se refiere a trabajos de conservación, accesibilidad y eficiencia energética (calidad y sostenibilidad). El presupuesto total de la convocatoria es de  10.121.052 euros, de los que el Ministerio de Fomento aportará 6.170.040 euros, y el Gobierno de Aragón 3.951.012 euros y hay que señalar, tal y como ha indicado la directora, que para que las ayudas lleguen cuanto antes a quienes las hayan obtenido, el pago se podrá realizar a través de la empresa pública de Suelo y Vivienda conforme se presenten la certificación de las obras.

Las actuaciones que se subvencionan deben ser en elementos comunes de edificios de uso residencial colectivo, con dos viviendas o más. No se incluyen las viviendas unifamiliares.

Los edificios deben estar construidos antes de 1981 y deben tener uso principal vivienda (en más del 70 % de su superficie), y además más del 70 % de las viviendas deben ser la residencia habitual de sus ocupantes. Las ayudas van dirigidas a comunidades de propietarios, o a propietarios únicos de edificios completos destinados al alquiler. Se admitirán obras iniciadas, siempre que no hayan terminado antes del final del plazo de presentación de solicitudes, es decir, antes del próximo 14 de agosto.

La cuantía de las ayudas que aporta el Ministerio de Fomento será como máximo del 35% del coste subvencionable en obras de conservación o eficiencia energética, y del 50% en obras de accesibilidad.  A esta cuantía hay que añadir la aportación del Gobierno de Aragón –y esto es una novedad en esta convocatoria-, que suplementa la del Ministerio de Fomento hasta en un 22 %, de forma que las cuantías totales que podrán corresponder a los beneficiarios serán de hasta el 57 % del coste subvencionable en obras de conservación y eficiencia energética, sin superar las siguientes cuantías unitarias por vivienda: 3.200 euros por vivienda en conservación; 3.200 euros por vivienda en eficiencia energética con reducción de la demanda de  calefacción y refrigeración de más del 30%; 8.000 euros por vivienda en eficiencia energética con reducción de la demanda de  calefacción y refrigeración de más del 50%. Además, hasta el 80 % del coste será subvencionable en obras de accesibilidad, sin superar la cuantía unitaria  de 6.400 euros por vivienda. En el conjunto del edificio la subvención no podrá superar los 17.500 euros por vivienda.

El coste subvencionable incluye, además del coste de ejecución de las obras, todos los gastos relativos a proyectos, informes, certificados, honorarios profesionales, los gastos generales necesarios para la actuación e incluso los gastos financieros de créditos y avales necesarios para ejecutar las obras (que hasta ahora no se había incluido entre los gastos subvencionables). No incluyen sin embargo ni los gastos de licencias ni el IVA, ya que el Real Decreto no lo permite. Finalmente, para el pago de las ayudas es necesario que los beneficiarios aporten antes la licencia de obras y el certificado de inicio, además de la documentación justificativa que se indicará en cada caso, y se podrá optar por recibir el pago por anticipado presentando un aval por el importe del anticipo en la Caja General de depósitos; si no se opta por el pago anticipado, se podrá cobrar la ayuda  una vez ejecutadas las obras, acreditando el pago de todos los gastos.

Comentarios