PAR Huesca exige "seriedad" para el desarrollo del campus oscense

Seminario Huesca

El Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés (PAR) ha elevado el tono de sus demandas en cuanto al desarrollo universitario de la ciudad, “tras los últimos datos y episodios que evidencian una perspectiva cercana al bloqueo para esta aspiración unánime, que es percibido entre los oscenses con sentimiento de menosprecio y agravio”.

El PAR hace referencia de esta manera a circunstancias como la transformación del Hospital de Logroño en hospital universitario cuando ni siquiera existen estudios de Medicina en la capital riojana, mientras Huesca ha perdido cursos de ese grado por la falta de recursos para ofrecer prácticas y “se margina al San Jorge, cuya conversión es reclamada sin respuesta desde hace décadas”; a “la disparidad patente y desequilibrio en la oferta académica para cursar carreras en Huesca, con largas listas de espera en unas y falta de demanda en otras”; a la ausencia de “avances respecto a las principales infraestructuras como el anunciado plan para el Seminario, el solar cedido para Ciencias de la Salud o la rehabilitación completa de la antigua residencia”, a pesar de que “se publicita hasta media docena de veces unas obras imprescindibles para habilitar laboratorios en la Politécnica que llegan ahora estando programadas para 2016”.

Se trata, según indica el comité del Partido Aragonés, “de tres muestras destacadas de entre otros muchos ejemplos de una situación y expectativas que obliga a los oscenses a reclamar ante el Ayuntamiento de Huesca, la Universidad de Zaragoza y el Gobierno de Aragón que se tomen en serio el necesario impulso al campus oscense”.

Para el PAR-Huesca, “desarrollar el campus equivale a fomentar el progreso de la ciudad” y” es uno de los vectores estratégicos para el futuro” por razones económicas, culturales, de transferencia de investigación, de dinamización, de prestigio… y “de creación de oportunidades y mejoras, como se ha recordado desde el Colegio de Médicos acerca del hospital San Jorge en caso de que, al fin, sea transformado y dotado como universitario, permitiendo además recuperar el tercer curso de Medicina, al menos”.

El Partido Aragonés apunta a “una planificación del campus que ya era escasa y nada ambiciosa pero que tampoco se cumple para la sede de la primera universidad aragonesa, en la segunda ciudad de Aragón”.

Así, en el apartado de infraestructuras, el comité del PAR recuerda que los grupos que sustentan al Gobierno de Aragón rechazaron la enmienda parlamentaria del Partido Aragonés, presentada por el diputado Jesús Guerrero, a los presupuestos de la Comunidad por la que se planteaba destinar 600.000 euros suplementarios en una “partida específica para infraestructuras universitarias del campus de Huesca. No admitieron ese apoyo económico pero las carencias se eternizan”.

Acerca del desequilibrio de la oferta, el PAR ha analizado los datos de solicitudes en los que se detecta largas listas de espera en determinados grados mientras otros no alcanzan a cubrir las plazas ofertadas. “Nuevamente Medicina resulta sangrante -afirma el comité de los aragonesistas- cuando se ha rebajado hasta sólo 45 alumnos el primer curso y habría posibilidades de que fueran muchos más, como en años anteriores. Este curso, carreras como Enfermería y Odontología han tomado proporcionalmente la delantera de rechazar solicitantes”. En suma, “de los trece grados con mayores listas de espera en la Universidad de Zaragoza, cinco corresponden al campus de Huesca, que demuestra un potencial desaprovechado a la vez que no existe ninguna novedad efectiva en cuanto a titulaciones que generen crecimiento. Solo se ha implantado el Máster de Medicina de Urgencia y Rescate en Montaña (quince alumnos por curso), mientras Teruel cuenta con dos nuevas dobles titulaciones exclusivas y no compartidas con Zaragoza como se pretende para Huesca”.

El comité del Partido Aragonés concluye aseverando que “Huesca y su campus no merecen una gestión de esta vocación y esperanza a través del silencio respecto a las principales reivindicaciones. Las instituciones implicadas deben corresponder a la vocación de nuestra ciudad para prosperar en torno a su campus, con fines de desarrollo, bienestar, equilibrio territorial de Aragón y progreso del Alto Aragón y su capital”.

Comentarios