Youssou N’Dour y Tinariwen la música africana en Pirineos Sur ante cuatro mil espectadores

La gran estrella de la música africana y una de las bandas con más proyección del continente negro se dieron la mano en una noche en la que ritmos tribales y guitarras brillaron de manera esplendorosa en el pantano de Lanuza. Casi 4.000 personas se acercaron a ver el directo de Youssou N’Dour y Tinariwen, en el segundo fin de semana de Pirineos Sur. Destacable resultó que la diversidad cultural de la que hace gala el festival en sus escenarios, anoche también se trasladó al numeroso y variado público.

Como un león de Senegal. Así salió Youssou N’Dour. El público era la presa; “Set”, el infalible arma; el escenario de Lanuza, su coto de caza. Porque durante años, el músico africano fue la mayor estrella del género y en Pirineos Sur logró grandes gestas. Volvió ayer al escenario flotante después de 14 años y vino a por lo que es suyo, el trono. No necesitó mucho. Apenas, “Limba wassao”, “Bamba”, Song daan” y “Baykat” y su batallón de músicos experto en catarsis rítmicas.

Youssou N’Dour, con 57, años continúa siendo poseedor de una de las voces más bonitas de la actualidad y, cual James Brown, maneja de manera férrea a una banda que vive para el ritmo (lleva cuatro percusionistas) y resultó fundamental para su éxito. Su regreso supo a gloria. Se fue con el trono, el cetro y la corona.

Ataviados con la prenda propia de los tuaregs y portando un arsenal de guitarras, la estampa de Tinariwen sobre el escenario flotante de Lanuza era cuanto menos chocante. Con la normalidad que conlleva haberse recorrido una buena parte de salas de conciertos y festivales de España, el septeto comenzó su exhibición de manera calmada, con unos sonidos tan cálidos que hasta venían bien para compensar los aires frescos del pantano.

Un viejo conocido de la escena audiovisual de Zaragoza, Jorge Nebra, presentó en Pirineos Sur en exclusiva su nuevo documental, “Local 7”. El estreno se realizó en el Polideportivo de Sallent de Gállego y contó con la introducción del periodista Gonzalo de la Figuera. Además, tras el visionado, The Drunken Cowboys, participantes en el film, ofrecieron un concierto para los asistentes.

“Local 7” es un reflejo del estado de la música aragonesa. Pero es mucho más. Es un estudio sobre el proceso creativo de las canciones, del pasado de lo músicos, de la amistad entre las bandas... Y todo esto se refleja en las casi dos horas que dura este notable trabajo de Nebra.

Música con ukeleles para toda la familia

Las familias que abarrotaron ayer los Mercados del Mundo y su escenario pudieron disfrutar de un ameno y divertido concierto a cargo Ukelele Clan Band. Melodías inspiradas en el folk americano y europeo y sus ritmos pegadizos logrados con un arsenal de más de 10 instrumentos acústicos pusieron a decenas de personas a bailar.

Comentarios