El estreno de 'Monteverdi 450' de El Trovar llena la iglesia de Sesa

La música de Claudio Monteverdi protagonizó el cuarto concierto de la presente edición del ciclo de Música y Patrimonio Enclaves, que organiza la Comarca Hoya de Huesca. Ciento cincuenta personas completaron el aforo de la iglesia de San Juan Bautista de Sesa el sábado para disfrutar del estreno de ‘Monteverdi 450’, un espectáculo pergeñado por la formación aragonesa de música antigua El Trovar que, con algunas de las más señeras piezas del compositor de Cremona y la selección de obras de algunos de sus más destacados coetáneos, con una cuidada calidad interpretativa y una dinámica puesta en escena que explotó al máximo las potencialidades del templo.

Las voces de la soprano Ana Cristina Pimpinela, del tenor Igor Tantos y del bajo Néstor Pindado sonaron, además desde el escenario colocado en el presbiterio, también de la predicadera y desde el coro, donde Saskia Roures acompañó con el órgano de Sesa varias piezas de la fase central del concierto.

El concierto arrancó con “De la belleza le dovute lodi”, un madrigal cuya introducción instrumental permitía introducir las tres voces que procesionaban por la nave románica del templo de Sesa. Todas las obras fueron premiadas con prolongados aplausos, destacando la interpretación de “Si dolce è’l tormento”, la versión que Rognoni hiciera al motete de Palastrina “Pulchra es amica mea” o la “Canzonetta sopra Chiome d’oro”. Sin embargo, fue el scherzo musical a tres voces “Damigella tutta bella” el que cerró la actuación con una ovación prolongada que obligó a los músicos de El Trovar, una de las más importantes e innovadoras formaciones de música antigua de España, a salir en varias ocasiones al escenario.

El Trovar se presentó a esta sesión de EnClaves con Saskia Roures al clave, Daniel Zapico a la tiorba, Carolina V. Pimpinela a las flautas de pico, Laura Lafuente al chelo y Sergio Franco y Juan Bernués a los violines acompañando las voces de Ana Cristina V. Pimpinela, Igor Tantos y Néstor Pindado.

El homenaje rendido a la figura y obra de Claudio Monteverdi en el cuatrocientos cincuenta aniversario de su bautizo puso de manifiesto la radical transformación que este músico italiano realizó para renovar la música del Renacimiento hasta fijar las bases sobre las que se desarrollaría toda la creación barroca.

La organización muestra su satisfacción por la alta calidad musical de esta edición y el éxito de público que está cosechando, con una excelente acogida y fidelización de los asistentes.

Comentarios