Noche de electro, rock y dubstep en Pirienos Sur con los rusos Oligarkh

El segundo fin de semana de Pirineos Sur finalizó con una descarga eléctrica propiciada por los rusos Oligarkh. Una de las propuestas más arriesgadas y personales del festival para poner fin, sin embargo, a una de las jornadas más familiares, protagonizada por el encuentro de ukeleles, los talleres de “De vuelta con el cuaderno” y el espectáculo de circo “TiraVol” de la compañía Daraomaï.

Era una de las bandas que más incógnitas levantaban de todo el cartel del festival. La mezcla de electrónica y cultura rusa que practican Oligarkh es un tipo de propuesta que no es fácil encontrar ni en Pirineos Sur ni en ninguna sala de España. El trío, consciente, decidió entregarse al máximo, sin realizar concesiones sonoras. Que hablen de ellos, eso es lo importante.

Tomando de base el choque de culturas del big beat de los 90 (usando la batería de la misma manera que Prodigy en directo), la fuerza del rock, el ritmo y suciedad del dubstep, el riesgo del post rock y arreglos y samplers de la cultura de su país (inevitable el “El lago de los cisnes”), el resultado fue cuanto menos sorprendente y chocante.

Resultaron destacables y muy importante para su planteamiento los cuidados, originales y bien trabajados apoyos audiovisuales, con los que envolvieron esa tormenta sonora que desataron en los Mercados del Mundo. Aprovecharon al máximo la hora y media de actuación y protagonizaron la que es, sin duda, la noche más electrónica y ruidosa que llevamos de festiva en el Valle de Tenal.

Por otra parte “TiraVol” concentra a más de 300 personas en torno al nuevo circo europeo. La compañía de circo DaraomaÏ logró atraer el doingo hasta el patio de las escuelas de Sallent de Gállego a un numerosísimo público, repartido por igual entre niños y adultos.

El nuevo circo europeo, impulsado por el Poctefa “De Mar a Mar”, ha permitido mostrar en Pirineos Sur el brillante momento que vive una disciplina artística que se ha ganado a pulso su espacio protagonista en las programaciones culturales.

El público, que ha ido aumentando sesión tras sesión en las tres citas que Pirineos Sur ha ofrecido con el circo, ha demostrado que este tipo de espectáculos han llegado para quedarse.

Daromaï son dos, pero transitan por una leve construcción llenando el espacio, conectando con el público, sumando una perfecta ejecución técnica y sentidodel humor suficiente para hacer reír a todo el auditorio.

Comentarios