El Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza formalizan su lucha contra el lindano

El consejero de Desarrollo y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona y el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral han firmado un convenio marco para la gestión y destrucción de de residuos producidos con la fabricación de lindano y contaminantes orgánicos persistentes (COP). El centro de investigación estará en unos locales del edificio de Pirenarium en Sabiñánigo, que fueron cedidos por el Ayuntamiento hace un año. Las obras está previsto que se inicien este año, para lo que el Ejecutivo aragonés ha destinado más de 600.000 euros y estar operativo el laboratorio a mediados de 2.018

El tratamiento in situ de los residuos del lindano y su destrucción total es un problema cuya solución completa y definitiva, con la tecnología actualmente disponible, sólo puede contemplarse a largo plazo y depende del esfuerzo y del acierto en I+D+i.

Para el consejero Joaquín Olona nos encontramos ante “el problema medio ambiental más grave que tiene Aragón.” Sin embargo, considera que el problema debe de suponer “una oportunidad en el ámbito de la innovación y el conocimiento porque no es un problema solo de Aragón”. En este sentido, ha agradecido a la Universidad de Zaragoza el apoyo demostrado a través de este convenio, puesto que “no tendría sentido reclamar la implicación de la comunidad científica a nivel nacional e internacional, si no existiera esa implicación desde nuestra universidad”.

El convenio marco firmado por ambas instituciones permite la formación de grupos de investigación y la colaboración en diversos campos, como son el estudio del estado de la catálisis para la destrucción o transformación irreversible de residuos de la fabricación de lindano en productos más inocuos, la realización de análisis químicos, la edición de publicaciones, y la celebración de encuentros, jornadas y congresos. Asimismo, se prevé la colaboración en actividades de investigación, desarrollo e innovación; y el apoyo y asesoramiento para acudir a convocatorias públicas de financiación.

Con este objetivo, la Universidad de Zaragoza pondrá a disposición del Gobierno de Aragón el uso de sus equipamientos científicos. José Antonio Mayoral ha anunciado que ya hay dos grupos de investigación trabajando en este tema y anima a la comunidad científica “a pedir proyectos sobre la búsqueda de soluciones a descontaminación de lindano, que ayudarán a poner el problema en la agenda de instituciones nacionales e internacionales”.

Junto a ellos ha estado presente en el acto la consejera de Innovación, Investigación y Universidad, Pilar Alegría, que también ha mostrado su satisfacción por la firma de este convenio y la importancia de que “la ciencia entre a resolver problemas tan importantes como al que nos enfrentamos” y ha recordado la buena voluntad política y la estrecha relación con la Universidad de Zaragoza para afrontar este reto.

El convenio tiene una duración de cuatro años, pudiendo ser prorrogado por otros tantos. Asimismo, en el caso de ser necesario, podrán desarrollarse convenios específicos en los que podrán participar otras entidades. El lindano es el nombre comercial de un insecticida organoclorado (isómero gamma HCH) que se utilizó en agricultura y ganadería, y también contra los piojos o la sarna en el ser humano.

Comentarios