El Supremo ratifica la condena de 18 años de cárcel al asesino de Benabarre

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación que presentaba el abogado defensor de Antonio Belmonte, acusado de la muerte de una vecina de Benabarre en marzo de 2013. La defensa del joven sostenía que, su cliente, padecía "esquizofrenia paranoide" y "retraso mental". Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, desestimó el pasado mes de diciembre el recurso de apelación presentado por el abogado defensor, y ahora el Tribunal Supremo confirma la condena de 18 años por considerar que "El cociente intelectual límite, cercano al retraso mental, y el trastorno esquizoide de la personalidad que padecía el acusado cuando ejecutó los hechos no afectaban a su capacidad de comprender ni a su capacidad de querer en relación a la agresión a la víctima".

En julio de 2016, un jurado popular encontró culpable a Belmonte de la muerte de una vecina de Benabarre, condenándole a una pena de 18 años de cárcel como autor responsable de un delito de asesinato.

La sentencia recogía, en relación a la eximente de alteración psíquica alegada por la defensa, el rechazado por el jurado, que declaraba no probado que en el momento de los hechos el acusado padeciera una psicosis que le provocara alucinaciones, e igualmente rechazaba la existencia de afectación en el momento de los hechos de las facultades intelectivas del acusado, declarando probado que el acusado pese a su trastorno de personalidad esquizoide y a su cociente intelectual, no estaba afectado en la capacidad de querer y de comprender en relación a la agresión.

El abogado defensor recurrió la condena alegando tres motivos, por un lado, por considerar que existía un defecto en la proposición del objeto del veredicto, en segundo lugar, por entender que se había vulnerado el derecho a la presunción de inocencia del acusado y, por último, por falta de motivación en el veredicto de los miembros del jurado con quebranto de su derecho a la presunción de inocencia. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón acordó desestimar ese recurso de apelación.

La defensa interpuso recurso de casación ante el Tribunal Supremo que señala que sentencia deja clara la actuación con alevosía, según el Tribunal Supremo, pues la golpeó en la cabeza, cuando estaba de espaldas, en un ataque "sorpresivo e inesperado", sin que la víctima pudiera defenderse, y para asegurar su muerte, ya inconsciente, la volvió a agredir.

El Tribunal Supremo apoya al jurado popular, y dice que fundamentó con un triple razonamiento que no padecía brote sicótico: en primer lugar, porque los dictámenes médicos emitidos en fechas posteriores no lo plasmaron, por la reacción que tuvo nada más cometer el crimen de esconder el cuerpo, la piedra y deshacerse de la cámara de fotos de la víctima), y en tercer lugar, porque así lo manifestaron hasta cuatro peritos. Belmonte sigue cumpliendo condena en la cárcel de Zuera aunque, su abogado defensor indicaba que, una vez se conociera la sentencia del Supremo, se solicitaría el traslado a un centro penitenciario psiquiátrico.

Comentarios