Juana está en Monzón

Medio centenar de personas se sumaban este miércoles a la concentración en apoyo a Juana Rivas, que se celebraba en la Plaza Mayor de Monzón. Según explicaba Milva Bueno, concejal de Políticas de Igualdad, el objetivo de esta iniciativa también se extendía a la condena de la violencia de género en general.

La idea surgió del Colectivo de Mujeres Clara Campoamor, que propuso organizar esta concentración a la citada concejalía, y a partir de ahí, invitaron al resto de agrupaciones a que se sumaran: el Colectivo Feminista por la Igualdad del Cinca Medio, la Asociación de Consumidores, Usuarios y amas de Casa de Monzón y Cinca Medio, y la Asociación de Viudas Renacer.

Durante la concentración se leyó un manifiesto. La lectura corrió a cargo de una representante de cada colectivo. En él se decía que el de Juana no es un caso aislado y que la violencia ejercida sobre las mujeres por el mero hecho de serlo es una de las violaciones de los derechos humanos más graves y la más tolerada en todo el mundo.

Asimismo, se aportaban unas escalofriantes cifras: durante el primer semestre de 2.017, 31 mujeres y 6 menores han sido asesinados a manos de sus parejas, la cifra más alta registrada desde 2.010. Aprovechaban para reclamar que el Pacto de Estado contemple medidas efectivas y reales de prevención y protección.

Y finalizaban diciendo que “Juana está en nuestra casa porque en todas las casas hay una Juana dispuesta a todo. Es tiempo de vida y de comunidad. El futuro será feminista o no será”.

Todos los asistentes, entre los que se encontraba el alcalde de Monzón o el presidente comarcal, portaban carteles en los que se podía leer “Juana está en mi casa.”

Juana Rivas es la madre de Maracena (Granada) que ha sido obligada por una resolución judicial a entregar sus dos hijos de 3 y 11 años a su padre, y que ha abandonado su casa y puesto rumbo desconocido junto a los dos menores para evitar que el padre, que ha cumplido condena por maltrato, se los lleve a Italia.

Comentarios