La Identidad de Sabiñánigo

Pedro Grasa (Portavoz municipal del PAR)

Nadie puede ser esclavo de su identidad, pero que poco futuro tiene quien la olvida.

El pasado día 15 de Julio, en Sabiñánigo y como preámbulo de las Fiestas Patronales, tuve la oportunidad de asistir como Concejal y como vecino al primer acto de las mismas y probablemente uno de los mas emotivos: La Proclamación de las Serrablesas.

Tuve como el resto del público la oportunidad de saborear la magnífica intervención de nuestra Pregonera 2.017 Carmen Claver.

Hizo un recorrido detallado de lo que es actualmente Sabiñánigo, sin olvidar

ningún aspecto de nuestra cultura, industria, deporte y de nuestra querida Santa Orosia, poniendo la nota en nuestros comienzos.

Ella manifestó sentirse muy orgullosa de ser de Sabiñánigo algo que secundó hasta la ultima coma.

Pero en su extraordinaria intervención, hubo un momento en el que, queriendo buscar alguna explicación al por qué Sabiñánigo está dando tanta gente ilustre, se preguntó:

"¿ Será el Agua ?. Esto, propició que entre el publico se escuchase un ¡¡ ohhh !!......, probablemente pensando en imágenes o comentarios que a ningún sabiñaniguense nos enorgullece: el lindano.

A nadie se le ocurrió pensar en positivo, pensar que gracias al agua, en

Sabiñánigo se instalaron las industrias, que tanta prosperidad han aportado a Sabiñánigo a lo largo de los años, generando miles de empleos y consecuentemente, dando estabilidad a muchísimas familias que a su vez han propiciado que muchos descendientes de aquellos pioneros hayan estudiado y se hayan convertido en mujeres y hombres ilustres.

Tal vez nadie pensó en la Bieffe Medital, factoría instalada en nuestro municipio y que si por algo eligió Sabiñánigo fue por el agua, generando cientos de empleos.

Quiero pensar que muchas de las personas que entonaron el !! ohhh ¡¡, fue por ignorancia. Probablemente nadie les ha explicado nuestros comienzos.

Otros porque son pesimistas por naturaleza, y otros porque probablemente nunca han visualizado las bondades de nuestra tierra y el futuro que tiene. Tal vez su vejez no la piensen terminar en Sabiñánigo.

Yo, Carmen, me siento muy orgulloso como tú, de nuestro Pueblo, de nuestro Pasado, nuestro Presente, y miro con mucha ilusión nuestro Futuro.

Como tú terminaste tu intervención, ¡Viva Sabiñánigo!.

Comentarios