Fallece en Huesca el pintor José Beulas

Óleo Rastrojos Quemados Beulas

El pintor José Beulas Recasens ha fallecido la tarde de este jueves en Huesca a los 95 años de edad. Beulas murió en paz y en su casa, acompañado por su segunda esposa, Quimeta Camí, después de unos días enfermo y de toda una vida marcada por su amor al arte, a la provincia y a la ciudad de Huesca, en la que residía desde finales de la década de los 40 del siglo pasado. El funeral será este viernes, a las 18 horas, en la Catedral de Huesca.

Beulas nació en Santa Coloma de Farnés (Girona) en 1921. Sastre de profesión, descubrió Huesca al trasladarse a cumplir el servicio militar en el Cuerpo de Alta Montaña. El paisaje oscense lo enamoró hasta el punto de convertirse en uno de los temas esenciales de su obra. Está considerado uno de los mejores paisajistas de su generación. Tras su matrimonio con María Sarrate en 1946, Huesca se convierte en su lugar de residencia. La Diputación y el Ayuntamiento de Huesca lo pensionaron para proseguir su formación artística en la Escuela Superior de Pintura de Madrid de 1947 a 1952. De ahí marchó a Roma, donde concluyó su formación y trató con las máximas figuras de la pintura y el arte europeos, estancia que marcó su trayectoria artística. Al regreso a Huesca, se reencontró con el paisaje oscense, que interpretaba mediante sus inconfundibles franjas horizontales y un sobrio colorido a través de una notable intensidad de matices. A partir de 1976, su paisaje se volvió más abstracto, de manera que partía de mancha que se transformaban en la obra definitiva. Dicha abstracción se radicalizó iniciándose los años noventa. El paisaje, óleo o acuarela, se convierte en dos planos, cielo y tierra, que se enriquecen con sugerencias de la naturaleza.

Durante largos años, compró o intercambió obra, con la que creó una importantísima colección, con nombres propios del mundo artístico. Hace ya varias décadas decidió con su mujer, María Sarrate, ceder tanto su legado, como su finca con su casa y el estudio de García Paredes.

Su memoria permanece hoy entre nosotros en el Centro de Arte y Naturaleza (CDAN), su proyecto más ambicioso y personal, creado con el objetivo de preservar la obra de Beulas y su colección.

En 1982 la ciudad de Huesca lo nombró hijo adoptivo; y en 1988 la Diputación Provincial realizó una exposición homenaje a su persona. En 1996 fue nombrado Académico de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis.

Comentarios