La construcción del segundo edificio del refugio de Llauset avanza a buen ritmo

Refugio Llauset

Las obras comenzaron a comienzos de julio, coincidiendo con el primer año de apertura del refugio Cap de Llauset, y en tan sólo tres días, quedaba colocada la estructura de madera del segundo edificio que completará esta instalación. El buen tiempo ha sido, en gran medida, el culpable de la rapidez con la que se ha podido ejecutar esta fase de las obras. Lo siguiente será acometer el revestimiento exterior y las ventanas.

Al igual que en la primera fase, también en esta segunda, la estructura de madera y su recubrimiento en chapa, se fabrican en el territorio, se trasladan con helicóptero, y se montan por módulos, directamente, en el espacio en el que deben ubicarse.

Los arquitectos, Alejandro Royo y Ramón Solana, aplicaban en el diseño de este refugio los elementos constructivos más modernos en cuanto a la limpieza del proceso constructivo, el mantenimiento y gestión posterior del edificio a semejanza de refugios en diferentes países de los Alpes como Austria, Suiza y Francia.

La previsión es que las obras, en esta fase, que van a depender de la climatología y de la financiación, se prolonguen durante dos o incluso tres años. Cuando hayan concluido Cap de Llauset contará con unas 75-80 plazas, para pernoctar y permitirá ordenar las instalaciones dándole más espacio al almacén, y trasladando los servicios de la gente de paso o la escalera a su ubicación definitiva.

Cabe recordar que el refugio, cuya construcción era posible gracias al acuerdo y compromiso de tres entidades, como la Diputación Provincial de Huesca, el Ayuntamiento de Montanuy y la Federación Aragonesa de Montañismo, entraba parcialmente, en funcionamiento, el pasado verano, el 2 de julio y, en su primer año, sumaba 1.842 pernoctaciones.

Comentarios