Oreja para Talavante en una tarde de viento

Talavante toros San Lorenzo

Talavante cortó la primera oreja de la Feria Taurina de San Lorenzo en una tarde marcada por el fuerte viento y en la que tampoco acompañaron los toros de Núñez de Tarifa que dieron escaso juego. No fue el comienzo deseado en una Plaza de Toros de Huesca donde se llenaron los tendidos. Acompañaron a Talavante, El Fandi y Ginés Marín, que se fueron de vacío en una tarde desapacible y donde había depositadas muchas ilusiones, que por varias razones no se pudieron cumplir.

El Fandi, silencio y silencio; Alejandro Talavante, oreja y aplausos tras petición, y Ginés Marín, ovación y silencio. Presidió el festejo Víctor Ferra y debutó como asesor Pablo Ciprés. Destacar la gran entrada en los tendidos de sol donde se colgó el cartel de no hay entradas y el homenaje que la empresa Albahaca y Plata realizó a la SD Huesca que estuvo representada por el presidente Agustín Lasaosa y los capitanes Juanjo Camacho, Carlos David e Iñigo López.

Abrió el festejo David Fandila “El Fandi” que se encontró con un primero de su lote que no tuvo nada de transmisión y que además salió muy distraído. Se lució en banderillas apoyado por el público de sol, pero allí se quedó todo puesto que el toro se fue apagando hasta quedarse sin un pase. En vistas que no podía tirar de muleta decidió adornarse y realizar algunos desplantes que no le permitió levantar el vuelo. El segundo de su lote no cambió la decoración y repitió repertorio, pero sin nada de emoción, y de nuevo fue en banderillas donde intentó calentar un ambiente que estaba cada vez más frío por el fuerte viento que impedía el lucimiento de los toreros y que acompañaba con el escaso juego de los oponentes.

Alejandro Talavante hizo lo más destacado de la tarde a su primero con una faena templada y ante un toro noble y que permitió crear momentos interesantes con la muleta, por ambos pitones, y terminó cuajando una buena faena que llevó a cortar la primera oreja de la feria. No sucedió lo mismo con el quinto, de nuevo falto de fuerzas y con escaso juego, pero al que el extremeño intento sacarle un poco de partido, pero en este caso sin recompensa para terminar siendo ovacionado con petición de oreja. Se quedó algo molesto Talavante que no terminó de redondear la tarde.

Cerraba el cartel Ginés Marín, que hizo el paseíllo desmonterado en su debut en Huesca y que llegaba para sustituir a José María Manzanares. Había muchas ilusiones en ver al jerezano, pero no se dieron las condiciones, ni con su lote, ni con el fuerte viento que perjudicaba todo el desarrollo de la lidia. En su primero puso mucho empeño, el toro era manejable pero sin fuerzas, lo que no le llevó a poder cuajar una faena con emoción y que pudiera llegar a los tendidos. Y en el sexto la verdad que se repitió la historia y, a pesar de la buena disposición del torero, todo se quedó en un final pobre y que cerraba una tarde aburrida y donde los espectadores estaban deseando que terminara para coger un poco de calor ante el frío que calaba en los huesos, algo poco habitual en un 10 de agosto.

Con esa decepción llega este viernes la segunda de abono con toros de La Palmosilla para Juan José Padilla, Sebastián Castella y López Simón. Otra tarde de expectativas.

Comentarios