Padilla y Castella abren la puerta grande

Castella, Padilla Puerta Grande toros

Los dos salieron a hombros en un festejo en el que se cortaron seis orejas. Tres se llevó Sebastián Castella que tuvo su tarde más brillante en Huesca. Dos para Padilla, que tuvo al público entregado, y un trofeo para López Simón, que mereció más. En definitiva, una tarde entretenida y en la que hay que quedarse con lo positivo que es que los aficionados salieron contentos y con seis toros de La Palmosilla que dieron un juego desigual, pero que también colaboraron para el lucimiento de los toreros.

Juan José Padilla, dos orejas y silencio; Sebastián Castella, dos orejas y oreja tras aviso y López Simón, oreja y aplausos tras aviso. Presidió la corrida Carolina Chaves con Lourdes Mozota como asesora. Tal vez dio demasiado premio a Padilla en su primer toro, al que concedió las dos orejas, y fue protestada al no conceder a López Simón un segundo trofeo en el primero de su lote. De nuevo buena entrada con tres cuartos largos en los tendidos.

Juan José Padilla tiene un seguro de vida con la afición de Huesca y una vez más se puso de manifiesto. El jerezano salió con ganas y aprovechó su primer toro para lucirse recibiendo de rodillas y con lances a la verónica y chicuelinas que encendió a los espectadores, especialmente del sol. Con banderillas hizo un buen tercio y con la muleta supo llevar a un toro noble y que embistió para rematar con una estocada que le permitió conseguir las dos orejas. La vuelta al ruedo estuvo acompañada de banderas de España y pirata y apoyo de los tendidos de sol. En el cuarto le tocó el toro con menos brillo hasta que se apagó de tal manera que tuvo que abreviar y su labor fue silenciada, aunque de nuevo se lució en banderillas, si bien ya tenía asegurada la puerta grande.

Sebastián Castella volvía a Huesca y la verdad que se vio lo mejor del torero francés en el coso oscense. Un toro que embistió con nobleza y al que Castella supo bajar la muleta y darle los tiempos hasta redondear una faena de mucho mérito y bien ligada. Su buena estocada le valió también dos orejas. En el quinto se quedó más corto en la embestida con muletazos que dieron brillo a la faena y de nuevo estuvo sobrio para cortar una oreja e irse con tres trofeos en una buena tarde para el francés.

Y cerraba el cartel López Simón que sabía la responsabilidad que tenía al ver a sus compañeros con la puerta grande asegurada. No se arruga nunca y con un toro que cumplió bien en el caballo le sacó mucho partido. Se le vio muy a gusto con series largas y con un final que transmitió a los tendidos e incluso con adornos y rodillas al suelo en un claro brindis al sol. La lástima es que al toro le costó morir y eso le privó de una segunda oreja que mereció, igual que el astado de La Palmosilla que también mereció algo más en el arrastre. Una oreja que sabía a poco. En el sexto ya no tuvo tanta fortuna y aunque intento sacarle todo lo que tenía, no terminaba de humillar y complicaba mucho los muletazos. El fallo con la espada le impidió conseguir trofeo al que cerró plaza.

Sigue la feria con la tercera de abono y con un cartel muy interesante para este sábado con Enrique Ponce, Antonio Ferrera y Miguel Ángel Perera que lidiarán toros de Buenavista.

Comentarios