Miguel Gracia: ‘Es necesaria la implicación de quienes viven en las ciudades para defender un medio rural habitado’

El presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, argumentaba la necesidad de que los habitantes de las ciudades se conviertan en altavoces de la defensa del medio rural y de la pervivencia de un ecosistema en el que la presencia del hombre es fundamental para mantener ese entorno natural. Así lo hacía en Secastilla, donde se inauguraba una exposición sobre arte sacro, junto al alcalde, Ángel Vidal, el rector de Torreciudad, Pedro Díez-Antoñanzas y la presidenta de la Comarca de La Ribagorza, Lourdes Pena.

“Es fundamental que los habitantes de las ciudades, de las grandes urbes, sean altavoces de la necesidad de preservar un medio rural con pueblos habitados, con vecinos que durante el resto del año mantengan el equilibrio del ecosistema”, argumentaba Miguel Gracia, haciendo un guiño a todas aquellas personas que viven en grandes ciudades y que, durante este mes de agosto, regresan a los pequeños pueblos para pasar un tiempo junto a sus familiares o amigos. Precisamente, para compensar el déficit poblacional del medio rural se hacía hincapié en que los habitantes de las ciudades aprovechen un escenario que a priori se le escucha más “para ser altavoz del medio rural” y trasladar la necesidad de dotar al medio rural de las mismas oportunidades que las grandes ciudades de forma que quienes quieran residir en los pueblos puedan hacerlo.

El Presidente de la Diputación de Huesca argumentaba que son los habitantes de los pueblos los que mantienen y cuidan los servicios, los equipamientos, el entorno, o el mismo casco urbano de los pueblos. Así lo comentaba en la inauguración de la exposición 'El legado de Secastilla', que hasta el próximo 16 de agosto puede verse en las antiguas escuelas de Secastilla. La exposición, organizada por el Ayuntamiento de Secastilla y el Museo Diocesano Barbastro-Monzón, muestra 15 piezas de arte religioso de esta localidad, de Puy de Cinca y de otros núcleos del municipio, de los siglos XI al XVIII.

Hasta las antiguas escuelas se acercaban no sólo quienes residen durante todo el año en Secastilla, sino también, quienes aprovechan este puente festivo que precede a las próximas fiestas que comienzan el jueves para regresar a sus raíces y disfrutar de unos días del reencuentro con amigos y familiares.

A todos agradecía Miguel Gracia su presencia y animaba a que “ciudad y pueblo tengan puntos en común a la hora de reivindicarse porque se necesitan mutuamente”.

Las piezas que se exponen incluyen óleos, pinturas murales, tallas románicas de las vírgenes de Torreciudad y del Romeral, cruces, recreaciones pintadas de piezas como la pila bautismal de la ermita del Romeral o de escenas bíblicas. La exposición se muestra aprovechando la semana cultural de Secastilla.

Comentarios