Lea Vicens y Andy Cartagena por la puerta grande en la de rejones

Andy Cartagena, Lea Vicens rejones toros

Se cerró la Feria Taurina de San Lorenzo con la corrida de rejones con tres cuartos de entrada en los tendidos y un buen colofón a lo que ha sido este año la feria de la Albahaca. Se cortaron cinco orejas, tres para Lea Vicens y dos para Andy Cartagena, mientras que Sergio Galán se fue sin trofeos. Se lidiaron toros de Passanha que dieron poco juego y no acompañaron demasiado al lucimiento de los rejoneadores.

La anécdota de la tarde la protagonizaron las mulillas que se “plantaron” en el cuarto toro y no quisieron colaborar en el arrastre por lo que hubo que tirar de un vehículo para sacar al toro del ruedo ante el asombro de los espectadores que se lo tomaron como una anécdota graciosa. Quinto y sexto se realizó el mismo proceso de arrastre.

Andy Cartagena, silencio y dos orejas; Sergio Galán, ovación y silencio y Lea Vicens, oreja y dos orejas. Presidió Luis Fernando López que conto con Lourdes Mozota como asesora. Sin complicaciones y contentó al público con sus peticiones.

Abría plaza un Andy Cartagena que se encontró con un toro al que le costó embestir y la verdad es que se vio poca emoción y transmisión en el ruedo. Cartagena saludó con Juco y Cupido, puso banderillas con Bandera y colocó el rejón de muerte con Tintas. Silencio en su primero y dos orejas en un segundo que colaboró más y donde el jinete estuvo más a gusto. Viendo la situación decidió no castigar mucho al astado con el rejón de castigo y a partir de allí fue de menos a más hasta cortar las dos orejas. En este caso recibió a lomos de Mediterráneo y luego con Picasso y un espectacular Luminoso colocó banderillas para ejecutar el rejón de muerte con Jinocente.

Sergio Galán se fue de vacío y no tuvo su tarde. Como el resto de oponentes los suyos tampoco colaboraron y el primero fue el que menos fuerza tuvo. Se quedó en blanco en una actuación con Amuleto, Ojeda, Titán y Oleo. En su segundo intentó darle algo de emoción y vistosidad, pero de nuevo se encontró con poca colaboración y además mató mal. Amuleto, Embroque, Apolo y Oleo participaron en este segundo toro de un Sergio Galán que se fue con silencio en los tendidos.

Y volvía a Huesca Lea Vicens que había dejado un buen sabor de boca el año pasado y que en esta ocasión cortó tres orejas, una al primero y dos al segundo, con mucho mérito. Tuvo la fortuna de recibir el mejor toro al que supo sacarle la embestida que tenía y aunque mató mal se llevó una oreja. Lo hizo a lomos de Guitarra, Bético, Bazoka, Greco y Espontáneo. Y el que cerró plaza volvió a demostrar su buen quehacer sobre el caballo y se ganó al público de nuevo para terminar cerrado cortando dos orejas tras un buen rejón de muerte. En esta ocasión participaron Petit-pois, Gacela, Deseado, Jazmín y Espontáneo.

Despedida de una feria con buenas sensaciones, mucho público y la duda de qué pasará en las próximas semanas y si Albahaca y Plata dará el paso para solicitar la prórroga o bien hay que sacar un nuevo concurso para gestionar la Plaza de Toros de Huesca.

Comentarios