La lluvia no impidió cumplir con la tradición en la ofrenda de flores y frutos a San Lorenzo

Ofrenda San Lorenzo

Al igual que ocurriera el año pasado la lluvia fue el invitado no deseado en la ofrenda de flores y frutos a San Lorenzo, si bien esto no impidió que a ritmo más rápido los oscenses que participan en esta cita pudieran cumplir con la tradición. El busto de San Lorenzo fue cubierto incluso para evitar daños ante la aparición de una lluvia, que repetía como hace un año en esta ofrenda.

Pablo Gracia, voz de la ofrenda, aseguraba que en este acto se mezclan dos sensaciones, por un lado la despedida de las fiestas, pero también agradecimiento por la protección que San Lorenzo hace a la ciudad.

Carmen Urzola, miembro de la cofradía de San Lorenzo y trabajadora del Hospital San Jorge de Huesca, leía la oración al patrón en la que le solicitaba, entre otras cosas, protección para la ciudad los 365 días del año.

En el inicio del recorrido respetó la lluvia y un año más se daban cita peñas, mairalesas y grupos folclóricos que rinden su homenaje a San Lorenzo en este último día de las fiestas. Las calles también contaron con numeroso público que no quería perderse la ofrenda, si bien la lluvia deslució el acto.

Distintos colectivos de la ciudad han participado en esta cita tradicional. El Ayuntamiento abría el recorrido seguido de peñas recreativas, mairalesas, asociaciones de todo tipo así como numeroso oscense a título particular. Los grupos folclóricos de Huesca, así como algunos llegados desde otras localidades, animaban la ofrenda con los cantos y bailes ante el busto. Los danzantes cerraban, como es tradicional, este acto multitudinario.

Durante todo el miércoles la lluvia hacía acto de presencia de forma esporádica en las diferentes actividades que se desarrollaban en la ciudad. Si bien no era muy intensa sí que deslucía muchos de los actos programados como juegos infantiles, los gigantes o el ciclismo que se convertía en una carrera “peligrosa” con numerosas caídas.

Comentarios