Intenso trabajo para que Huesca recupere la normalidad tras las fiestas

limpieza brigadas caminión agua

Después de vivir estos siete días de fiesta, en los que Huesca se ha trasformado en una ciudad completamente distinta, este miércoles tocaba volver a ver las calles de la capital oscense de la forma habitual, sin el blanco y verde, y mucho menos concurridas que en estos días laurentinos. Las brigadas del ayuntamiento trabajaban intensamente para recogerlo todo, desde los escenarios, ocho repartidos por diferentes puntos de la ciudad, hasta las barras, pasando también por los baños portátiles. Aún quedarán por recoger las parrillas luminosas que adornan el Coso Alto y Bajo.

La limpieza es otro de los trabajos que ocupará numerosas horas a brigadas municipales y trabajadores de Ghrusa, que deberán esforzarse para limpiar, las calzadas y aceras de todos los restos de suciedad, bebidas y orines que han dejado algunos puntos especialmente sucios y malolientes. Las labores se centrarán, principalmente en los aledaños de la plaza de López Allué, calles del Casco Antiguo y del Tubo, y los recintos de las Peñas, como Ramón y Cajal, o la zona de las ferias y alrededores del recinto de los conciertos.

Durante la noche del día 15, los chiringuitos de la avenida Monegros ya fueron desmontados por sus propietarios, que ya abandonaron la ciudad, y a lo largo de este 16 de agosto, se desmantelaba la gran estructura que los cobijaba. Lo mismo ocurrirá con las ferias, tras "el día del Niño", que se celebra siempre al día siguiente de las fiestas, con precios populares, o la gran carpa que ha acogido los conciertos en el denominado "Recinto de Peñas".

El mantenimiento de espacios de la ciudad va a centrar estos días más trabajos, como la fuente de la Plaza de Navarra que durante las fiestas fue vallada para protegerla, o el estanque del solarium del Parque Miguel Servet que también fue vaciado para evitar problemas.

Precisamente, durante la pasada semana, ver una ciudad vestida de blanco y verde, tanto en los escaparates como en la gente que transitaba por las calles, ha sido el atractivo de muchos turistas que se acercaban hasta Huesca, para conocer las fiestas de San Lorenzo.Aunque son muchos los oscenses que se van de vacaciones una vez finalizan las fiestas, también son muchos los que se quedan y el turismo que continúa llegando en esta segunda quincena de agosto. Todas estas personas podrán seguir comprando en muchos comercios que estarán abiertos.

Comentarios