La vocación del aeropuerto Huesca-Pirineos debe ser la enseñanza

airways aviaton aeropuerto Huesca

Las cifras de pasajeros del aeropuerto oscense, conocidas esta semana, vuelven a dejarlo en el último lugar de estas infraestructuras en España. Sin embargo, las operaciones de vuelo, protagonizadas por la escuela de pilotos de Airways Aviation, presentan un crecimiento del 28% con respecto al año pasado. De enero a julio ha habido casi 4.000 operaciones. Desde CEOS-Cepyme Huesca se considera que no hay que menospreciar la posibilidad de destinarlo principalmente, como centro de enseñanza, a la formación de pilotos, y que hay que dar más importancia al incremento de las operaciones registrado.

El presidente de CEOS, Carlos Bistuer, lamenta que sean las bajas cifras de pasajeros las que se dan a conocer mes tras mes, por lo que da la sensación de que es una infraestructura desaprovechada y que no funciona. Sin embargo, el gran número de operaciones (despegues y aterrizajes) que se realizan, significa que la actividad formativa está tirando con fuerza. Se trataría de una actividad con buenas perspectivas de futuro, puesto que las expectativas dicen que se necesitan, y se van a necesitar, un gran número de pilotos.

Recuerda que no todos los aeropuertos son de tráfico de pasajeros. Aragón tiene en estos momentos tres aeropuertos, cada uno con una finalidad distinta. El de Zaragoza, por ejemplo, que tiene un déficit financiero en el tráfico de pasajeros mucho mayor que el de Huesca, a pesar de tener muchos más, tiene vocación de ser aeropuerto de tráfico de mercancías, cuestión en la que lidera el ranking de aeropuertos en España. El de Teruel ha encontrado su vocación en ser un aeropuerto industrial, de los que hay muy pocos, y no tiene tráfico de pasajeros. El de Huesca podría convertirse en un aeropuerto de formación, y ésa es la vocación que todavía le falta y que habría que defender, sin lamentar que no haya vuelos comerciales.

Además, el responsable de los empresarios altoaragoneses resalta que no hay que criticar la inversión que supuso la construcción esta infraestructura por parte de Aena, empresa público-privada que cuenta con grandes beneficios, que en realidad no les costó ni les cuesta nada en mantenimiento a los oscenses.

Carlos Bistuer destaca que es importante seguir luchando porque el Huesca-Pirineos acabe siendo un aeropuerto volcado en la enseñanza. Precisamente, a lo largo de 2017, Airways Aviation esperaba contar con más de un centenar de estudiantes, y haber creado más de 20 puestos de trabajo, desde gerentes de base y personal de atención al cliente, hasta conductores o instructores de vuelo.

Comentarios