La Junta Arbitral de Consumo de Aragón ha tramitado 480 solicitudes en el primer semestre de 2017

La Junta Arbitral de Consumo de Aragón ha recibido 480 solicitudes de arbitraje en el primer semestre de 2017. De ellas, 98 han sido presentadas a través de Oficinas de Información al Consumidor comarcales y municipales y los servicios de Consumo; 7 a través de asociaciones de consumidores, y 375 han sido presentadas directamente por los consumidores aragoneses.

El secretario de la Junta Arbitral de Consumo de Aragón, Carlos Peñasco, explica que en los seis primeros meses de 2017 se han resuelto 285 Solicitudes de Arbitraje, de las que 77 lo han sido por mediación de la Junta Arbitral de Consumo de Aragón, esto es, logrando un acuerdo entre las partes en conflicto, sin necesidad de actuar un colegio arbitral.

Para la resolución de cada asunto por laudo se designa un órgano arbitral. Los órganos arbitrales colegiados, o “Colegios Arbitrales” están compuestos por tres miembros: un representante de la administración, un representante de las asociaciones de consumidores y un representante de las organizaciones empresariales. Así, en este primer semestre de 2017, se han dictado 208 laudos arbitrales, decisiones que ponen fin al proceso con carácter ejecutivo y fuerza de cosa juzgada. El laudo tiene el mismo valor y carácter que una sentencia.

Desde el punto de vista de la resolución, 168 laudos han estimado, total o parcialmente las pretensiones del consumidor; 38 desestimatorios y 2 conciliatorios. Asimismo, destacan los 206 laudos dictados por unanimidad del Colegio Arbitral y ninguno por mayoría o voto dirimente. De los laudos emitidos, un 70% se emitieron en menos de un mes tras la designación del órgano arbitral (146); el resto, en un periodo ligeramente superior al mes.

El arbitraje es un sistema voluntario y requiere la aceptación expresa de la empresa reclamada o bien su adhesión al Sistema Arbitral de Consumo. En este periodo, 186 reclamaciones fueron archivadas por falta de aceptación, quedando expedita la vía judicial y en algunos casos otros sistemas de reclamación extrajudicial.

En cuanto al plazo de respuesta de la Junta Arbitral, tanto en los archivos por no aceptación como en los 285 asuntos resueltos por mediación o arbitraje, se ha cumplido el objetivo marcado: al menos el 80 % de las reclamaciones se han resuelto en el plazo máximo de 4 meses.

Por sectores, de las 480 solicitudes presentadas, el mayor porcentaje, un 45,4% corresponde, una vez más, al sector de las telecomunicaciones (218), habiendo disminuido considerablemente con respecto al año anterior en el que alcanzaban más del 65%. Ello puede ser consecuencia de que los servicios de atención al clientes de las compañías han mejorado (campaña de supervisión de mercado a estos efectos), y los consumidores están mejor informados.

Los servicios de interés general, luz y gas, (36) han sido el segundo sector más demandado. Otros sectores que generan reclamaciones significativas ante la Junta son los servicios bancarios (15), la reparación de automóviles (10), tintorerías (9) y sector de muebles (12).

El sistema arbitral de Consumo es una vía extrajudicial de resolución de conflictos surgidos entre los dos protagonistas del consumo: el consumidor o el usuario y el empresario, comerciante o prestador de servicios. Este sistema permite a las dos partes en conflicto, en el menor tiempo posible, resolver sus diferencias sin gastos y sin la necesidad de acudir a los tribunales de Justicia.

Adscrita a la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios del Gobierno de Aragón, la Junta Arbitral es un servicio gratuito que se consolida como una alternativa a la vía judicial en los conflictos relacionados con los derechos de los consumidores.

El arbitraje está basado esencialmente en la voluntariedad de las partes, que aceptan someterse a la decisión de un tribunal de Arbitraje (o Colegio Arbitral) compuesto por tres miembros: representantes de las asociaciones de consumidores, de las organizaciones empresariales y de la Administración.

Actualmente, la Junta Arbitral de Consumo de Aragón cuenta con un censo con 4.674 establecimientos, profesionales y empresas adheridas que ofrecen a sus clientes la garantía del Arbitraje de Consumo ante posibles disconformidades que pudieran surgir en la venta de bienes o prestación de servicios; habiéndose adherido 237 empresas en el primer semestre de 2017 (principalmente fruto de la campaña de promoción del sistema arbitral de consumo en todo el territorio aragonés). Por ello, el Logotipo de Adhesión al Sistema Arbitral de Consumo está reconocido como un símbolo de calidad en el comercio y los servicios.

Desde la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios se anima a los empresarios y profesionales de la Comunidad Autónoma a la adhesión al Sistema Arbitral de Consumo. La incorporación al sistema les va a otorgar un plus de calidad, discriminándoles positivamente en el mercado, ya que ostentar el distintivo implica garantía y confianza en sus productos y servicios, que puede redundar en una mejor imagen.

El logotipo de adhesión al Sistema Arbitral de Consumo es común en todo el Estado, por lo que es conocido por los consumidores de otras Comunidades que nos visitan.

Comentarios