Mosén Ramón Baldellou, el cura al que admiró Costa

José María Auset, sobrino nieto de Costa fue el encargado de cerrar el ciclo de conferencias de las jornadas culturales de la Asociación de Amigos de la Peña y lo hizo con una charla titulada ‘Mosén Ramón Baldellou, el cura al que admiró Costa’ donde glosó la figura de ‘este cura de pueblo’, injustamente, desconocido y olvidado a pesar de las obras que impulsó relacionadas con el riego y el agua.

Auset explicaba que es tan desconocida la figura de mosén Ramón Baldellou que incluso hay dudas acerca de cuándo murió y dónde está enterrado. De hecho, sólo se puede aventurar que falleciera en torno a 1891, puesto que, en el homenaje que le quería brindar Joaquín Costa, y que nunca llegó a hacerse, decía acerca de él ‘está a punto de bajar al sepulcro’. Ramón Baldellou, había nacido en Torre de Ésera en 1807.

La charla que ofreció Auset se basó en el documento escrito por Costa, fundamentado, a su vez, en un esbozo autobiográfico que el mosén facilitó a Costa mientras este se encontraba en Madrid dirigiendo el boletín de la institución Libre de Enseñanza donde se publicó el citado artículo.

Acerca del qué y por qué Costa admiró a Rarmón Baldellou, el conferenciante indicó que, posiblemente, el intelectual aragonés, lo consideró un ejemplo a seguir viendo lo que había conseguido en una zona pobre y de secano en la que apenas se cosecha. Que un cura diseñara una red de acequias que regara siete términos municipales, es algo que debió de maravillar a Costa, explicaba Auset.

En la charla también se refirió a otras obras atribuidas a Mosén Acequias, cojo también se le llegó a conocer, entre otras el molino de Santa Lucía, o los puentes colgantes de Janóvas o Puente de Montañana.

Comentarios