Ser parte de Cáritas

Cáritas Diocesana de Huesca es el organismo de la Iglesia católica en la diócesis oscense que sirve de cauce a la comunidad para ejercer de forma comunitaria y organizada el amor cristiano con los excluidos y descartados por la sociedad, siendo un signo visible del amor de Dios por todos. La acción de Cáritas consiste en dar respuesta a las realidades de pobreza y exclusión social de nuestra sociedad. Nos sentimos animados por una misión permanente e irrenunciable: ser Iglesia pobre y para los pobres, tratando de ayudar a los más necesitados y no atendidos por nadie. No nos limitamos a hacer simple beneficencia, dando limosnas, alimentos o ropa, sino que escuchamos, acogemos, acompañamos y aliviamos la situación de personas y familias en riesgo de exclusión, animándolas y acompañándolas en su esfuerzo de promoción para cambiar sus circunstancias personales y salir de la pobreza.

Así, en el último año hemos contribuido a crear oportunidades y dar esperanza a más de 2.600 personas y a sus respectivas familias. Para ello, cubrimos sus carencias más urgentes; organizamos cursos, charlas y acciones formativas básicas; establecemos talleres para su ocupación y formación en exigencias elementales de cualquier trabajo; impartimos clases de formación profesional; creamos una empresa de inserción para culminar su formación mediante contratos laborales de inserción, previos a su colocación en empresas normalizadas; fundamos una agencia de colocación para promover y mediar su contratación laboral y, en fin, contactamos con empresas para detectar sus necesidades de personal y colaborar con ellas en la selección y formación del que precisan. Gracias a este esfuerzo de Cáritas en 2016 encontraron trabajo 175 personas que pudieron salir de su situación de exclusión social.

Pero Cáritas atiende también las necesidades específicas de determinados colectivos especialmente excluidos y con insuficiencias propias, como son las personas sin hogar o los inmigrantes “sin papeles”, y organizamos para ellos actividades acomodadas a las carencias que sufren, como son pisos de acogida, un taller ocupacional y un centro de día para los que no tienen vivienda, y clases culturales y de castellano e información y asistencia para la regularización de su estancia entre nosotros para los inmigrantes. Y no olvida la cooperación internacional con los países más empobrecidos, promocionando el comercio justo.

Cáritas ha estado, está y estará siempre acompañando a las personas más empobrecidas, protegiendo su dignidad y garantizando su pleno acceso a los derechos humanos.

Pero todo eso no sería posible sin tu ayuda y la colaboración desinteresada de muchos otros que, como voluntarios, aportan su tiempo y que saber en las actividades de Cáritas, y de aquellos que de una manera puntual o con habitualidad realizan aportaciones económicas que hacen posible la acción de Cáritas. Pero especialmente se integran en Cáritas los que se hacen socios de ella, comprometiéndose a colaborar económicamente a su sostenimiento mediante aportaciones periódicas (mensuales, trimestrales o anuales) en la cuantía que determine su grado de compromiso con la erradicación de la pobreza. Su colaboración periódica nos permite continuar ayudando y mejorando la calidad de vida de las personas en riesgo de exclusión.

Gracias por ser parte. Ser parte de Cáritas es un gesto de solidaridad que implica un profundo compromiso y una apuesta por una sociedad más justa. Ser parte de Cáritas es ser parte de la solución contra la pobreza.

Donativos: Para colaborar con Cáritas, puede hacerse socio o hacer donativos accediendo a su página web (www.caritashuesca.org) o ingresar el donativo en cualquiera de estas cuentas bancarias:

IBERCAJA: ES21/2085/2052/00/0300091219

CAIXA: ES08/2100/2160/77/0200163396

BBVA: ES52/0182/3107/13/0201603939

SANTANDER: ES31/0049/6003/51/2595012390

Comentarios