Renovada la carretera entre Bolea y Puibolea con una inversión de 600.000 euros

Coincidiendo con el inicio de las fiestas en Bolea, se inauguraba este miércoles la carretera entre esta villa y Puibolea, que luce renovada como acceso entre poblaciones y también de cara al turismo en la zona noroccidental de la Hoya de Huesca. El Presidente de la Diputación Provincial, Miguel Gracia, junto al alcalde de La Sotonera, Pedro Bergua, recorrían el trazado tras finalizar la ejecución de las obras que, a su vez, cierran un proceso más amplio de ensanche y mejora, emprendido por la DPH en los años 90, que permite acceder desde una vía con dos calzadas de 3 metros a las poblaciones de Chimillas, Lierta, Puibolea y Bolea, además de la conexión Banastás-Yéqueda. Más de 625.000 euros ha invertido la Diputación Provincial en este tramo carretero de la HU-V- 3141 con una actuación que ha conseguido resolver la deficiente pavimentación, un trazado sinuoso y de ancho insuficiente y los problemas de drenaje debido a los barrancos que lo cruzan.

Los trabajos se han llevado a cabo en los cerca de 3,3 kilómetros que separan la salida del núcleo urbano de Bolea, en dirección este, hasta llegar a otro tramo ya acondicionado cerca de la población de Puibolea. La carretera que une ambas poblaciones ha pasado de tener 3,5 de calzada total a 6 metros más arcenes con un nuevo trazado y condiciones de visibilidad y seguridad. Después de ver el resultado, el Presidente de la Diputación, Miguel Gracia, ponía de relieve el papel que juega la red secundaria de carreteras, que llega hasta el último núcleo habitado. En números, hay alrededor de 650 poblaciones altoaragonesas cuyo único acceso se realiza a través de la red local y provincial.

Gracia hacía referencia a la influencia socioeconómica del conjunto de la carretera y de la realidad de los pueblos que están cerca de las cabeceras comarcales, en este caso de la capital de la provincia, que tiene mucha fuerza para atraer a población del entorno con el consiguiente peligro de que la ciudad la absorba. La obligación de las instituciones, decía, para que esa gente se quede en los pueblos es facilitar los servicios, la movilidad, acercarlos.

Tal como indicaba el alcalde, Pedro Bergua, con este pequeño tramo se conecta la A-132 con la A-1206, mientras incidía en la puerta que se abre al turismo de esta zona, entre la sierra de Gratal y peña Caballera, y con elementos patrimoniales como la colegiata de Bolea, la virgen de la Peña o el castillo de Loarre, que se prolonga hasta Loarre con el reino de los Mallos.

Los datos contabilizados de vehículos que acceden cada día de la A-132 por Chimillas rozan los 1500 y solo en estos tres kilómetros se han detectado más de cien al día, por lo que los técnicos confirmaban hoy la demanda de tráfico existente que, detallaban, ya está experimentando un crecimiento tras la nueva actuación.

Pedro Bergua estaba especialmente satisfecho por “haber dado respuesta a una larga reivindicación en el municipio” y, refiriéndose a los problemas que tienen los pequeños pueblos, ambos decían que si algo es importante son las comunicaciones, y querían acordarse de Armando Borraz, quien fue diputado de Obras y trabajó mucho en este proyecto.

En Bolea, Miguel Gracia decía que “nuestra labor se hace escuchando lo que nos cuentan y trasladan los alcaldes desde los municipios y después dando respuesta a esas necesidades”, ha recalcado. También han estado en esta visita para inaugurar el responsable de Obras de la DPH, Joaquín Monesma, los diputados Joaquín Serrano (PAR) y José Luis Gállego (PSOE), junto a Ramón Colom, jefe técnico de Obras en la DPH, Jesús Sanagustín, delegado de Pyrobra, empresa adjudicataria de las obras, además de vecinos y otros miembros de la corporación local.

Esta nueva infraestructura viaria localizada en el llano del Sotón se ha apoyado en el trazado que existía, mejorando notablemente la visibilidad y, en general, la seguridad vial, con la señalización horizontal y vertical y se ha colocado barrera de seguridad. Las obras de paso de barrancos eran badenes de hormigón, que impedían el paso en épocas de lluvia, ahora sustituidos por marcos y tubos de hormigón armado de diferentes medidas. También se ha contemplado en el proyecto, con una inversión final de 625.238 euros, el acondicionamiento de la entrada a Puibolea que era parte de la carretera provincial antes de construir la variante a esta población. Este tramo de la HU-V-3141 se usa principalmente como vía de comunicación entre vecinos, donde también entra el transporte escolar, algún vehículo agrícola, además del citado papel de cara al turismo en la Hoya de Huesca.

Aprovechando su visita a Bolea, Miguel Gracia también se acercaba hasta el centro etnológico de la localidad, Museo Santas, creado por la familia del mismo nombre que le ha permitido conocer, de la mano de Mariano, la actividad económica y forma de vida de la población con piezas de gran tamaño como una plataforma para transporte por caballería, un carro, tractores, trilladoras, arados y otros aperos de labranza, incluso elementos de la antigua central hidroeléctrica que se conservan en este espacio.

En las plantas superior se encuentran la sala de costura y planchado de la ropa y juegos de niños. Allí es donde hasta mes de abril del próximo año se incorpora parte de la colección de otra vecina, Ana Urroz. Más de 150 muñecas y juguetes antiguos cuidados con mimo y entre los que se pueden ver desde muñecas de 1890 hasta la famosa Marquita Pérez, otras francesas, alemanas, una colección de muñecos de terracota. En este caso también tiene su parte benéfica, ya que los donativos que se consigan van a ir a parar para el proyecto constructivo de una futura residencia que quieren para el municipio.

Comentarios