La provincia de Huesca muestra un gran desequilibrio en el tamaño de su tejido empresarial

Carlos Bistuer CEOS CEPYME Huesca

Poco a poco se va recuperando el empleo y la economía en la provincia de Huesca. La tendencia de los últimos años se revierte, después de que fueran muchas las empresas que desaparecieron con la crisis. A pesar de ello, la situación actual no es la ideal, porque la economía altoaragonesa sigue sustentándose en empresas de muy pequeño tamaño. El presidente de CEOS-Cepyme Huesca asegura que el tejido empresarial de Huesca tiene una carencia importante en el tamaño de empresas, donde faltan medianas y grandes. Sería importante para la economía altoaragonesa, que ese tejido estuviera equilibrado.

Para lo que es Huesca, lo ideal sería una pequeña proporción de grandes empresas y un poco mayor de medianas. Este tipo de empresas son las que hacen de tractor del conjunto de la economía, las que se abren al exterior, manejan la I+D+i, y las que lanzan la economía. Éste es un problema general de España, pero particularmente intenso en Huesca y en provincias de su tamaño.

La provincia de Huesca no presenta ese equilibrio, por lo que si quiere tener futuro empresarial, hay una serie de deberes que hacer. Carlos Bistuer considera que hay que apoyar el crecimiento de las empresas que tienen su sede en la provincia, y hacer atractiva la inversión a grandes empresas, para que se puedan implantar en el Alto Aragón.

La provincia no tiene en la actualidad ninguna empresa de más de 500 trabajadores. Tan sólo tiene 9 empresas de entre 200 y 499 trabajadores, y 16 de entre 100 y 199. Además, hay 59 empresas de 50 a 99 trabajadores. Otras 667 tienen entre 10 y 49, y 15.713 (la inmensa mayoría) que sólo cuentan con entre 1 y 9 trabajadores.

Si se trasponen los datos de España, para ir bien, el Alto Aragón debería tener entre 4 y 6 grandes empresas de más de 500 trabajadores, y entre 15 y 20 medianas, de más de 250. En opinión del presidente de CEOS, si no tenemos un pequeño grupo de grandes y medianas empresas, nos quedaremos en la segunda fila del panorama económico nacional. No se trataría de grandes cifras, pero no hay que olvidar que el 0,2% de las compañías, que son las grandes empresas, generan el 35% del PIB y el 25% del empleo. Parece evidente que intentar hacer crecer la economía a base de impulsos de microempresas es complicadísimo.

Comentarios