Seis voluntarios podrán descubrir a los primeros pastores del Pirineo en la Cueva de Coro Trasito

Coro Trásito

Este lunes comenzaba una nueva edición del programa Excava en el Geoparque Mundial Unesco “Sobrarbe-Pirineos”. Como en años anteriores, se ofrece la oportunidad de acercar a los ciudadanos el patrimonio geológico y arqueológico de Sobrarbe, así como las técnicas y metodología utilizadas por los investigadores en un yacimiento real.

El técnico en Patrimonio, Ignacio Pardinilla, destacaba la importancia de que ciudadanos ajenos al mundo de la arqueología puedan participar en proyectos como este, con el que se pretende seguir indagando para completar el puzzle del modo de vida de los primeros pastores del Pirineo.

La Cueva de Coro Trasito, próxima al pueblo de Tella, se sabe que fue utilizada desde el Neolítico por grupos humanos que basaban su medio de vida en el pastoralismo y la agricultura.

El pasado 3 de agosto se llevó a cabo el sorteo entre las 19 personas inscritas previamente en la web del Geoparque. Además de Sobrarbe, los voluntarios proceden de Alicante, Asturias, Barcelona, Cádiz, Córdoba, Huesca, La Rioja, León, Madrid, Murcia, Navarra, Tarragona, Valencia y Zaragoza.

Los afortunados se suman a las labores de investigación junto a los expertos en las excavaciones, que se prolongan hasta el próximo 9 de septiembre. El objetivo de esta nueva fase del programa es seguir profundizando para lograr conocer las etapas más antiguas de la vida en la cueva. Se sabe que en ella convivieron humanos y animales y que “compartimentaban la cueva con habitáculos”.

Los dos primeros voluntarios se han integrado en el equipo de investigación dirigido por los arqueólogos Ignacio Clemente (Científico titular del Departamento de Arqueología y Antropología de la Institución Milá y Fontanals del CSIC) y Ermengol Gassiot Ballbèn (profesor y secretario del Departamento de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Barcelona).

Los anteriores sondeos

En 2011 se llevó a cabo un primer sondeo en la Cueva de Coro Trasito, lo que permitió recuperar materiales de varios niveles arqueológicos de la Edad del Bronce al Neolítico. En 2013 se realizó un nuevo sondeo profundizando 6 unidades estratigráficas más. Las sucesivas campañas arqueológicas de los años 2014, 2015 y 2016 han permitido obtener unos datos imprescindibles para conocer la economía y modos de vida de los primeros pobladores neolíticos del Pirineo central. Un buen número de silos y otras estructuras excavadas permiten inferir sistemas de almacenamiento y una organización social del espacio muy interesante.

Los análisis del polen, semillas y carbones, así como el estudio de los restos de fauna, la industria lítica y la producción cerámica, hacen pensar a los investigadores que la cueva pudo ser ocupada por esas comunidades humanas durante buena parte del año.

El último momento de ocupación documentado hasta el momento es de la época del Bronce Final (alrededor del 1500 a.C.). Este nivel se asienta y corta directamente el último momento del Neolítico Antiguo. La ocupación del Neolítico Antiguo se extiende desde el 5300 hasta el 4600 a.C.

En 2017 el equipo investigador va a continuar trabajando en el yacimiento, con el fin de conocer más detalles acerca de los usos dados a la cueva, donde convivían animales y personas.

La presente edición de 2017 del Proyecto Excava con el Geoparque de Sobrarbe es posible gracias a la colaboración técnica y/o económica del Departamento de Educación, Cultural y Deporte del Gobierno de Aragón, la Diputación de Huesca, la Comarca de Sobrarbe, el Geoparque Mundial UNESCO Sobrarbe-Pirineos, el Centro de Estudios de Sobrarbe y el Ayuntamiento de Tella-Sin.

Comentarios