El sector de la fruta se moviliza en Fraga para reclamar medidas que eviten el deterioro del mercado en Aragón

Los bajos precios que perciben los productores de fruta en Aragón y Cataluña vuelven a sacar a las calles este viernes al sector en Fraga para reclamar medidas que mejoren su situación. Se lleva a cabo en la autopista a Soses, con la participación de agricultores del Bajo Cinca y el Segriá que acudirán con sus tractores para concentrarse sobre las 11:30 horas ocupando parte de la carretera para llamar la atención lo máximo posible.

La Organización Común del Mercado de la Unión Europea mantenía este jueves una reunión en la que se concedía la retirada de 19.500 toneladas de fruta dulce frente a las 40.000 que pedían los fruticultores. Además el nuevo cupo de retirada de fruta deberá ser compartido por Aragón y Cataluña.

A partir del lunes el Ministerio de Agricultura empezará a trabajar con los productores para conocer qué es lo que quiere retirar cada uno.

La movilización que tiene lugar este viernes estaba prevista para la pasada semana, pero se aplazó con motivo del atentado terrorista en Barcelona. Reclaman la retirada del total de producto excedente.

Los sindicatos recuerdan que en la actualidad, la situación del sector es de completo y generalizado deterioro del mercado en Aragón y Cataluña, con cooperativas y almacenes que no aceptan más fruta y las salidas se producen sin precio de venta.

Desde Asaja se ha defendido en todo momento la necesidad de dar una solución crisis que los fruticultores aragoneses sufren desde la imposición del veto ruso en 2014.

Esta situación de crisis comienza con la imposición del veto ruso y la imposibilidad de exportar unas cantidades que hacían que el mercado fuera estable. Con esta situación la Unión Europea estableció unos cupos de retirada para paliar el cierre de las fronteras. 

Este año se ha producido una reducción de kilos en esos cupos de retirada. El Ministerio de Agricultura lo justificó diciendo que tras tres años con el veto ruso, los agricultores deberían haberse adaptado ya. A Aragón le correspondió una retirada de 9.700 toneladas, pero el cupo se llenó en julio y se colapsó el mercado. 

Comentarios