Seis fallecidos desde julio en las montañas altoaragonesas

Máster de Medicina de Urgencia y Rescate en Montañ

A falta de que concluya la temporada estival y del recuento oficial de los datos, este verano se mantiene aproximadamente en las cifras de rescates en montaña del año pasado, cuando hubo 199 intervenciones en el medio natural durante los meses de julio y agosto. Una pequeña diferencia está en la mayor concentración de rescates este año en los fines de semana.

Durante estos últimos dos meses se han producido seis muertes en el Pirineo y en el medio natural. Una de las zonas más complicadas este verano ha sido el pico Balaitus, en Sallent de Gállego, donde se producían dos muertes; una vecina de Madrid de 49 años de edad caía desde una altura de 120 metros a comienzos del mes de agosto y pocos días después un joven vasco de 20 años estuvo desaparecido varios días hasta que la Guardia Civil dio con su cadáver, que pudo haber sufrido una caída de 150 metros cuando regresaba de hacer cima. También en Sallent de Gállego murió a comienzos del mes de julio un senderista, vecinos de Biescas de 64 años de edad durante un ascenso al pico Pacino.

A mediados del mes de julio falleció un hombre de 55 años de edad mientras realizaba salto base en las paredes de Montrebei, en el término municipal de Viacamp y Litera.

Son algunos de los sucesos en montaña con un trágico final durante estos dos últimos meses en la provincia de Huesca. También cabe destacar una intervención a comienzos del mes de agosto en el llano de la Renclusa por una fuerte tormenta de más de 80 litros que obligó a desalojar de la zona a más de cien personas.

Todavía faltan casi tres semanas para cerrar la temporada estival, aunque el número de personas que realizan actividades en el medio natural desciende notablemente respecto a julio y agosto. Desde los Equipos de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil insisten en que es necesaria una correcta planificación de la actividad que se pretende realizar, un equipamiento adecuado y, sobre todo, saber renunciar a riesgos innecesarios.

La contratación de guías especializados para cada una de las actividades de aventura en el medio natural va al alza, aunque “no tanto como debería”, señala Santiago Gómez Rivas, teniente de los Grupos de Rescate e Intervención de Montaña de Aragón y Navarra: “Hay que tener en cuenta que un guía hace más divertida la actividad y reduce significativamente los riesgos”.

Comentarios