El verano, un periodo cada vez más importante para la provincia de Huesca

El incremento del turismo durante este verano ha sido generalizado, según se van conociendo los datos en distintos puntos. En la localidad de Loarre hablan de un 8% más de visitantes que el año pasado, con lo que año tras año mejoran las cifras. Se trata de un punto de gran importancia patrimonial de la Comarca de la Hoya de Huesca, principalmente por el Castillo de Loarre, por lo que es muy visitado, pero las jornadas de recreación medieval que realizan a comienzos de julio suma miles de turistas en tan solo un fin de semana.

Esto plantea la cuestión de si la ciudad de Huesca aprovecha al máximo su capacidad turística. El presidente de la Asociación Provincial de Hostelería, Roberto Pac, indicaba recientemente que la capital altoaragonesa ha funcionado bien durante julio y agosto e incluso se ha detectado que las estancias en los hoteles son más largas que otros años.

Sin embargo, el talón de Aquiles es la segunda quincena de agosto, una vez concluyen las fiestas patronales en honor de San Lorenzo. El hostelero Carmelo Bosque, del Lillas Pastia, apunta que “para ser un punto turístico, debe dar servicio”, sin embargo “parece una ciudad fantasma durante esas dos semanas”, en referencia a que la mayoría de los establecimientos cierran sus puertas por vacaciones. Sugiere repensar ese modelo.

En comarcas como La Jacetania observan que la segunda quincena de agosto descendió el volumen de turistas, pero aún así vuelven de un verano de récord, a faltar de recabar todos los datos. Las estadísticas revelan que ha sido el segundo mejor mes de julio de toda la serie histórica, solo por detrás del mes de julio del año pasado que fue “excepcional”, y con el mes de agosto se prevé que los datos definitivos arrojen un resultado similar. Una de las principales claves está en el gasto del turista que cada vez está siendo mayor, según señala Pedro Marco, de la Asociación de Empresarios de la Jacetania.

Sin duda, hay lugares de la provincia que son referencia en todo el país. La villa medieval de Alquézar es uno de ellos. A lo largo de este verano ha recibido casi 17.000 turistas, frente a los 3.100 de la ciudad de Barbastro. Otro de los ejemplos más significativos es Aínsa que durante esta temporada estival ha recibido cerca de 25.000 visitas, lo que implica un 3% más que el año anterior.

Comentarios