Guardia Civil de Montaña, 50 años en constante evolución para rescatar vidas

El Servicio de Montaña de la Guardia Civil se fundó en 1967 con la creación de la especialidad de Esquiadores-Escaladores. Desde entonces ha habido reorganizaciones y avances como la incorporación de nuevas especialidades demandadas por el cambio de la práctica deportiva, la incorporación de helicópteros o la suma del servicio medicalizado. Todo ello y la formación constante han hecho de la Guardia Civil de Montaña española un referente internacional que tiene su sede en Jaca. La exposición de fotografía de Jordi Bru plasma toda esa evolución en 24 instantáneas que reproducen el trabajo de este servicio en sus 50 años de vida.

GALERIA DE FOTOS

Desde la reorganización de 1981, fecha en la que se cuenta con estadísticas de todas las Unidades, hasta el 31 de Diciembre de 2016, el Servicio de Montaña de la Guardia Civil ha realizado 19.431 rescates, en los que se ha auxiliado a 32.132 víctimas, entre las que se encuentran 2.636 fallecidos. Cada año suman unos 900 rescates y sólo este verano, y según datos todavía provisionales, ha habido 6 muertes en la montaña.

El servicio de rescate en montaña de Aragón está considerado como uno de los tres mejores del mundo. Ha recibido diversos reconocimientos como la Cruz de Plata al Mérito de la Guardia Civil que le otorgaba el ministro del Interior en el año 2013.

Este mes de septiembre se cumplen 50 años de la Orden General que creó los Grupos de Esquiadores-Escaladores, el antecedente de la Guardia Civil de Montaña. La exposición de fotografía que se inauguraba en el Palacio de Congresos es el primero de los actos de celebración que culminarán los días 19 y 20 de septiembre en Riglos, Murillo de Gállego y Jaca.

El Servicio de Montaña de la Guardia Civil se fundó en 1967 con la creación de la especialidad de Esquiadores-Escaladores, que se distribuyeron por la mayor parte de la Península, principalmente en el Pirineo, Sistema Central y Sierra Nevada. La especialidad surgió por la necesidad de contar con personal específico para atender una creciente demanda derivada del deporte del montañismo. Además, en los casos de accidentes en alta montaña era necesaria la presencia de agentes para levantar acta o atestado para las autoridades gubernativa y judicial.

En 1981 se le dio un impulso a la especialidad. Se reestructuraron las unidades de Esquiadores-Escaladores y pasaron a desplegarse en Unidades de Rescate e Intervención en Montaña (UREIM) al pie de los macizos montañosos. De esa manera, las actuaciones eran más rápidas y esa cercanía garantizaba que los especialistas fueran perfectos conocedores de su demarcación y adquirieran un nivel físico-técnico adecuado.

La aparición de nuevas modalidades deportivas o la especialización de otras existentes como la espeleología, el barranquismo o el rafting ha supuesto adaptar nuevas técnicas en los períodos formativos del Centro de Adiestramientos Especiales en Montaña (CAEM) y reforzar los Planes de Instrucción periódicos a los que el especialista se somete para actualizar sus conocimientos.

Las Unidades de Montaña se agrupan en áreas y su despliegue cubre prácticamente la totalidad de los sistemas montañosos nacionales. Además cuentan con el apoyo de las Unidades Aéreas del Cuerpo o de las Comunidades Autónomas. Las demarcaciones de las UREIM,s son las Comandancias donde se encuentran encuadradas. El Servicio de Montaña cuenta con 316 efectivos, de los que 62 corresponden al Órgano Central y 254 a las UREIM,s.

Comentarios