Los empresarios celebran la licitación de la autovía Huesca-Siétamo, y piden más

El Boletín Oficial del Estado publicaba, el pasado 30 de agosto, el anuncio del Ministerio de Fomento, por el que se licitaba el contrato de obras del tramo Siétamo-Huesca de la autovía A-22. Un tramo de 12,78 kilómetros, con un presupuesto de licitación de algo más de 69 millones de euros, y un plazo de ejecución de 36 meses. Una muy buena noticia, largamente esperada desde hacer varios años, y que por fin es una realidad. Los beneficios para el Alto Aragón serán importantes, tal y como resaltaba el presidente de CEOS-Cepyme Huesca, Carlos Bistuer. Recuerda que ha costado mucho esfuerzo y tiempo conseguir que por fin se ejecuten las obras que estaban pendientes para terminar las autovías A 21, 22 y 23, con el compromiso que hay para acabarlas.

Por ello, el responsable de CEOS va más allá y dice que hay que fijarse nuevos objetivos. En su opinión, es el momento para la provincia de Huesca de volcarse en la demanda de Travesía Central del Pirineo, que es un proyecto a más largo plazo, y en el que hay que trabajar desde ya, y con mucha intensidad.

De forma recurrente, Carlos Bistuer ha venido diciendo que, en cuestión de infraestructuras, lo más importante para la provincia de Huesca sería la Travesía Central del Pirineo, que es lo que haría que el Alto Aragón entrase de una vez en el siglo XXI, definiendo su futuro económico y social. Recuerda que viendo el mapa europeo de infraestructuras, los Pirineos actúan con una gran muralla que separa claramente España y la ruta hacia África desde Europa. En su opinión, habría que buscar los aliados convenientes, políticos y económicos, convencidos de la trascendencia de un paso por el centro del Pirineo, ágil, moderno y con posibilidad de futuro.

Comentarios