13’7 millones para reponer la carretera de Sigüés y Salvatierra de Esca

El Ministerio de Agricultura ha licitado, a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro, los trabajos de reposición de la carretera A-137 Sigüés y Salvatierra de Esca (Zaragoza), afectada por las obras de recrecimiento de la presa de Yesa. Los trabajos, con un presupuesto de licitación de más de 13,7 millones de euros, contemplan la reposición del tramo afectado por las obras, de 3,8 kilómetros de longitud, y la construcción de una intersección de acceso al futuro polígono industrial de Sigüés.

La reposición de este tramo, que tendrá un plazo de ejecución de 22 meses, estaba incluida en las actuaciones complementarias al recrecimiento de la presa.

ESPERAN TERMINAR ESTE AÑO EL CUERPO DE LA PRESA

Los trabajos de ejecución del recrecimiento de Yesa han superado ya el 63% del total de obra certificada del proyecto y el 89% del cuerpo de la presa.

Se prevé que al terminar el año esté concluida la totalidad del cuerpo de presa y ejecutar, a continuación, la pantalla de hormigón. En concreto, el cuerpo de presa ha alcanzado ya los 90 metros de altura sobre cimientos, de los 108 metros finales según el proyecto, lo que supone la cota 502. También se ha superado en 12 metros la coronación de la actual presa y junto a los avances en el cuerpo de presa, se ha ejecutado el desagüe de fondo de la presa y la toma del Canal de Bardenas y en paralelo se han concluido los trabajos de reposición de la carretera

A-1601.

Para completar las obras de recrecimiento resta la ejecución de los aliviaderos de la presa, el dique de cola y el muro de Sigüés, el dique de cola del Aragón, además de la pantalla de impermeabilización.

CALIFICADA COMO OBRA DE INTERÉS GENERAL

El recrecimiento del embalse de Yesa es una obra de interés general fundamental para garantizar el abastecimiento de agua a Zaragoza y su entorno así como el caudal ecológico del río Aragón. Los trabajos además permitirán la laminación de las avenidas y la consolidación de la zona regable de Bárdena.

Comentarios