El Remós despide un verano en el que han realizado cuatro campos de trabajo

Este verano el Centro “El Remós”-Asociación Guayente ha realizado cuatro campos de trabajo con jóvenes voluntarios cuya llegada supone un gran soplo de aire fresco para el centro, puesto que, se convierten en períodos de tiempo llenos de anécdotas, risas, experiencias, nuevas amistades, aprendizaje mutuo, y, en general, buenos momentos, que invaden las instalaciones del centro desde primera hora de la mañana de muchos días del verano.

Al final, más de 30 jóvenes, de entre 16 y 19 años, se integraban, en las actividades de verano habituales que desarrollan los chicos de “El Remós”. Además de voluntarios de La Salle de Zaragoza a finales junio, y la de los de Santa Ana, en esta ocasión de Borja, Lérida, y Washington D.C. las dos semanas intermedias de julio, en este verano “El Remós” recibía también, en agosto, a un grupo de ex voluntarias de Santa Ana, que habían venido otros años anteriores, y, a principios de septiembre, a los mismos voluntarios de La Salle que habían venido en junio, y que como el grupo anterior querían, repetir y pasar parte de sus vacaciones de verano, con los usuarios del centro ribagorzano.

En estos campos de trabajo se realizaban actividades que consisten en diferentes juegos y dinámicas, actividad de piscina, de huerto, diferentes talleres como elaboración de jabón con leche de burra, empaquetado de jabón, artesanía, pintura, escritura creativa, arteterapia, actividades deportivas, diferentes charlas sobre discapacidad, excursiones por el valle de Benasque, visitas a centros de interpretación, tareas de mantenimiento del Garden, centro ocupacional y residencia, y otras actividades organizadas por los propios voluntarios.

Estos campos de trabajo, son muy bien valorados por los coordinadores del Centro “El Remós” y de los grupos de voluntarios, y coinciden en que son muy beneficiosos para ambos colectivos, tanto en el desarrollo personal, como en el laboral en el caso de los voluntarios, y se pretende que sigan tendiendo una continuidad en los próximos años. Desde el Centro El Remós han querido agradecer el buen trabajo desarrollado por los jóvenes y también a sus profesores, que, como cada año, también dan un impulso a todas las actividades y necesidades del centro y destacar la creación, que siempre se establece, del vínculo entre la persona voluntaria y la persona con discapacidad de forma personalizada y en periodos largos de tiempo, lo que supone una contribución en la calidad de vida del colectivo con discapacidad y en su inclusión en la sociedad.

La figura del voluntario que ofrece de manera desinteresada su tiempo e ilusión para dar apoyo a las personas con discapacidad se valora muy positivamente desde el Centro El Remós-Asociación Guayente. También agradecían a los Ayuntamientos de la zona por la disposición de muchas de sus instalaciones como pabellones deportivos o piscinas, para el desarrollo de algunas de las actividades.

Comentarios