El taller de empleo de la DPH finaliza después de formar a varios alumnos que han acercado los servicios electrónicos a las zonas rurales

El Taller de Empleo en tecnologías de la DPH ha cerrado su décimo curso después de haber formado en estos años a más de 100 alumnos que han ejercido a la vez como trabajadores en el territorio “capaces de acercar las tic’s a las zonas rurales”. Los participantes han finalizado los nueve meses de este programa prestando una asistencia técnica a los ayuntamientos y a los telecentros de la provincia, un intercambio de papeles que se hace una vez terminan la primera fase de formación, que representa más de la mitad de la actividad

Audio sin título

Así lo ha afirmado hoy la responsable de Iniciativas y Tecnología, María Rodrigo, quien ha compartido el último día de clase con las diez personas que tras acaba “están mejor posicionados a la hora de incorporarse al mercado laboral, sobre todo en el ámbito de la sociedad de la información”.

Los participantes han finalizado los nueve meses de este programa prestando una asistencia técnica a los ayuntamientos y a los telecentros de la provincia, un intercambio de papeles que se hace una vez terminan la primera fase de formación, que representa más de la mitad de la actividad. Mientras, ha detallado María Rodrigo, contamos con personal cualificado que presta asesoramiento y formación para que ciudadanos y personal de ayuntamientos estén preparados y dispongan de conocimientos para poder hacer uso de los servicios tecnológicos. De ahí que en esta última edición se denomine ‘Promoción de servicios electrónicos’ y está cofinanciado por el Inaem a través del Fondo Social Europeo.

Estos diez alumnos-trabajadores han tenido como lugar habitual un punto en cada una de las diez comarcas altoaragonesas. Hoy han cerrado el curso en Huesca Reyes Rubio, la alumna que ha estado en el último año en el Sobrarbe; Meritxel Puig-Pay en La Ribagorza; Jonathan Ribera en el Alto Gállego, María Conde en Jacetania; Gracia Sesé en La Hoya de Huesca; Africa Buisán en el Somontano de Barbastro; José Ignacio Bellosta en Monegros; Carlos Sánchez en el Cinca Medio; Cristina Arias en La Litera; y Ana Ibarz, que ha desempeñado su labor en el Bajo Cinca. Todos tienen más de 25 años y estaban en situación desempleo a la hora de acceder al Taller y a día de hoy, según han comentado algunos de ellos, ya han establecido los primeros contactos para acceder a algún puesto de trabajo.

Comentarios