Manuel Escribano abre la puerta grande en Barbastro

Manuel Escribano

El diestro, Manuel Escribano, fue el triunfador de la tarde al cortar dos orejas en su segundo toro, en la corrida celebrada este viernes en la plaza de toros de Barbastro, organizada por la empresa Iniciativas Illiberis con motivo de las fiestas mayores en honor de la Natividad de Nuestra Señora. Fortes y Michelito se quedaron sin trofeos. Los toros de la ganadería francesa Tardieu bien presentados, nobles y desiguales en general excepto el cuarto y sexto que fueron los mejores de la tarde.

Manuel Escribano, silencio y dos orejas. Fortes aplausos y silencio. Michelito, silencio y silencio. Tres cuartos de entrada en la plaza de toros de Barbastro.

Sergio Lozano presidió la corrida con Eugenio Sánchez de asesor. Asistieron a la corrida toros aficionados de la Peña Taurina “Palmas y pitos” de Nimes y de la Peña Taurina de Monzón. Los aficionados cantaron en la gradas el lema “Toros, sí”. Antes de la corrida de toros reconocimiento a Luis Borruel, promotor, hace 10 años, del grupo de clarines y timbales de la Asociación Cultural Amigos de la Plaza de Toros.

La falta de acierto con la espada impidió cortar más orejas a Escribano y premiar la buena faena que realizó Fortes en su segundo. Michelito estuvo voluntarioso pero no pudo con el primer toro de su lote y con el segundo mejoró la lidia pero no estuvo acertado a la hora de matar.

Manuel Escribano, que banderilleó a sus dos toros, realizó una faena muy completa en el primer toro que no fue fácil pero no tuvo suerte con la espada. Aplausos tras una estocada entera y 1 aviso. En el segundo buena faena con el capote y la muleta. Escribano entendió al toro y realizó un amplio repertorio de pases. Mató de una estocada entera y consiguió dos orejas que le permitieron salir por la puerta grande.

Fortes estuvo bien en su primero con el capote y muleta aunque la falta de acierto con la espada le impidió cortar al menos una oreja. Aplausos tras una entera y un aviso. En el segundo, Fortes estuvo a un nivel superior pero el toro fue perdiendo fuerza a medida que avanzaba la lidia. El diestro tampoco estuvo acertado a la hora de matar y no pudo conseguir ningún trofeo.

Michelito pasó desapercibido en su primero, lo intentó pero nunca pudo con el toro. En su segundo estuvo más centrado pero no tuvo acierto, al igual que en el primero con la espada.

Comentarios