Jaca Sin Perder el Norte pide un nuevo estudio de Impacto Ambiental de la variante

Jaca sin perder el norte

La asociación Jaca Sin Perder el Norte (JSPN) sigue pidiendo la moratoria del proyecto de variante que Fomento sacaba a licitación para unir la A21 con la A23. Observan uno de los puntos oscuros del proyecto en el estudio de Impacto Medioambiental del proyecto, que fue realizado conforme a la normativa de 1994 y que, al parecer, ha sido extraviado por la administración.

La asociación JSPN solicita un nuevo estudio de impacto, conforme a la legislación vigente. El trazado, además, transcurriría a pocos metros de las nuevas urbanizaciones de la zona norte que no estaban contempladas en el proyecto original, y alteraría gravemente el Camino de Santiago a su paso por Jaca.

JSPN continuará su campaña informativa a los ciudadanos, representantes políticos y asociaciones, e insiste en solicitar del ayuntamiento de Jaca “una campaña informativa real sobre el impacto económico, patrimonial y medioambiental que causarán tanto el periodo de las obras, como el resultado final de la variante.”

Recientemente se reunían con representantes del PAR en el ayuntamiento de Jaca. Federico Fillat (fue investigador del Instituto Pirenaico de Ecología), junto a otros miembros de JSPN, trasladaron a los representantes del Partido Aragonés su preocupación por el diseño del enlace entre autovías porque “supondrá un grave deterioro en la calidad de vida de los jacetanos y un impacto inasumible desde un punto de vista medioambiental y paisajístico”. Les informó de las acciones realizadas hasta el momento: recogida de firmas, información a los ciudadanos, gestiones con el ministerio de Fomento y otros organismos.

En la reunión también se hallaban presentes representantes de Ecologistas en Acción, grupo que ya presentó alegaciones en el año 2001, por el incumplimiento de la normativa en materia medioambiental.

Comentarios