Alrededor de 100 personas acuden al embrión de la oposición popular al traslado del Sagrado Corazón

La convocatoria que se había movido por las redes sociales de una manera anónima, citó a unas 100 personas en una concentración en la Plaza Mayor para expresar su oposición, al traslado del Sagrado Corazón del Castillo de Monzón a otra ubicación, según anunció el equipo de gobierno en base a informes técnicos.

Esta convocatoria ha sido apoyada por el PP, vía twitter, y, posteriormente con la presencia de concejales como Julián Alamán o Marisa Mur y simpatizantes. También, se personaban los concejales del PAR, Javier Vilarrubí y Jesús Guerrero, que anunciaron a los congregados, que van a presentar la próxima semana unos informes técnicos en los que avalar el mantenimiento del Sagrado Corazón.

Los asistentes se juntaban en las escaleras del Ayuntamiento teniendo como fondo el castillo con el Sagrado Corazón.

Esta es la primera acción popular para manifestar su oposición, tras la reunión informativa del pasado jueves donde se explicaron a los ciudadanos, los motivos del traslado. Lo que podría ser el embrión, ya que se anunciaba otra concentración para el miércoles en la plaza de Santa María.

ARGUMENTOS TRASLADO

En esa se sesión se recordó que dentro de la actual actuación de reparación y restauración, las obras en la plaza de armas quedarán en suspenso si la estatua permanece, pues impide la correcta ejecución del tratamiento para la evacuación de las aguas pluviales, la cuales, como consecuencia de las filtraciones, son las causantes de gran parte de los daños que sufre la fortaleza.

El Plan de Restauración Integral del Castillo, en vigor desde 2009 y sufragado por el Gobierno de Aragón, aconseja el desalojo para que la imagen del monumento nacional sea “homogénea” y se corresponda con su historia.

El peso de la estatua y el pedestal puede provocar el desplome del polvorín. De hecho, las afecciones son evidentes.

La partida para la plaza de armas no se puede destinar a otro fin (no caben los modificados). El descarte de esta obra dejaría incompleta la restauración de este importante espacio.

El Sagrado Corazón es un “elemento” ajeno a la arquitectura, historia e identidad medieval del castillo, tal como señalan los expertos en Patrimonio.

El peligro de desplome limita las posibilidades turísticas (no está permitido el acceso de los visitantes al polvorín), y la falta de coherencia histórica, las culturales.

Comentarios