La presión fiscal, a juicio en la primera jornada técnica de ADEA tras la vuelta estival

La Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón, ADEA, ha reanudado sus actividades con la Fiscalidad como protagonista. En esta nueva jornada, celebrada en Zaragoza, la Asociación contaba con la presencia de dos inspectores de Hacienda, quienes ponían de manifiesto el injusto sistema tributario y la posibilidad de un sistema fiscal inconstitucional.

En un marco en el que la fiscalidad está en el punto de mira debido a su descentralización y la presión cada vez mayor por parte de las comunidades y el Estado, el inspector de Hacienda del Estado, Raúl Burillo, indicaba en su ponencia, "Un modelo tributario social y constitucional", que "existe una carga fiscal diferente" ya que "los datos hacen pensar que las pymes pagan más impuestos que algunas multinacionales". Asimismo, en su ponencia, planteaba posibilidades de reforma para aumentar la recaudación impositiva con nuevas fuentes de financiación que no recaigan en las clases medias.

Mientras, en la conferencia "Tendencias y perspectivas en la fiscalidad internacional", pronunciada por el inspector de Hacienda del Estado y socio director del Área Fiscal en Broseta Abogados, Carlos Dieguez, se recalcaba la importancia de un sistema tributario armónico sin zonas oscuras ni de desequilibrio. En este sentido, Dieguez aseguraba que es necesario un nuevo diseño integral para establecer normas comunes a todas las comunidades autónomas en temas relacionados, por ejemplo, con el impuesto de sucesiones, donaciones o patromonio.

Por su parte, el presidente de ADEA, Salvador Arenere afirmaba, a este respecto que la mejora de la economía está permitiendo más ingresos. Así, informaba de que la recaudación será de un 7,8% más respecto a 2016, según las previsiones.

Asimismo, ambos ponentes ponían sobre la mesa el tema de la fuga de capitales en busca de países con menor presión fiscal. A este respecto, Burillo aseguraba que deben existir los mismos criterios de financiación en todas las comunidades para que no existan fugas a la hora de tributar el impuesto de patrimonio o sucesiones.

Mientras, Dieguez ampliaba la posibilidad de fuga al resto del mundo y ha asegurado que "no debería de ser lo mismo la localización del domicilio y la localización de las rentas". De esta forma, ha concluido que mecanismos como la Unión Europea o la OCDE ya han impulsado foros supranacionales para intentar armonizar todas las presiones fiscales.

Comentarios