Las albadas sonarán en la madrugada grausina

La madrugada del 15 de septiembre, desde las 2, los grausinos entonarán las albadas, recorriendo las calles de Graus y con paradas obligatorias en lugares determinados donde se canta una albada. Desde el Grupo de Dances y Albadas, organizador de este acto, su presidente Martín Frégola, manifestaba que a pesar de moverse en la tradición, en el caso de las albadas, queda un pequeño hueco para innovar. De hecho, esta madrugada, la albada a Luisón de Fierro, que se cantaba fuera de programa, se incorpora al repertorio fijo y se cantará ante la casa en la que vivió.

Audio sin título

Así como el día 12, se entonan cinco albadas, esta madrugada es difícil acertar con el número pero sí que serán las tradicionales, que se cantan en puntos ya definidos, y que finalizarán en la placeta Fantón donde se cantan ‘a discreción’ decía Frégola. El broche será la jota de Borguñó y el guiso que se degustará, al finalizar, en la plaza Mayor.

Quienes quieran alguna de las ‘coplas’ sólo deberá acercarse a algún miembro de la junta e indicárselo para ser apuntado.

Aunque originariamente las albadas tenían como tema principal el amor, todavía se conservan algunas en Graus, posteriormente, fueron apareciendo otras de carácter religioso o de exaltación de los valores del pueblo.

El origen de estos cantos parece relacionado con un fenómeno común a muchos pueblos del norte peninsular, que bajo distinta denominación y funcionalidad, tienen un común denominador. Son piezas líricas tradicionales cantadas con motivo de romerías, carnavales, entrada de la primavera, canciones de pastor o alboradas, canciones interpretadas al alba que parecen relacionarse íntimamente con las albadas grausinas. También se aduce su origen musulmán, debido a su relación formal y estilística con las jarchas.

Comentarios