Trans-Nomad llega a su ecuador

Trans-Nomad

Este viernes, se disputaba la segunda etapa de la Trans-Nomad con 5 tramos cronometrados, casi 60km de recorrido, 2 transfer, porteos, La Forqueta, y Comodoto. “Quién quiere ir a Whistler, teniendo Pirineos” era una de las frases del día en la segunda jornada de Trans-Nomad, que comenzaba, lluvioso y que iba mejorando a medida que pasaban las horas, con un transfer que ha llevado a los corredores de Bagneres de Luchon (Francia) hasta la boca norte del túnel que separa Francia de España por Bielsa.

La primera especial era el mítico Coll de la Forqueta a 2.386m de altitud y donde la nieve comenzaba a aparecer con timidez, por primera vez, en esta edición de Trans-Nomad. Era un tramo rápido y zigzagueante, en la primera parte, con pasos técnicos de roca, que llevaba a los corredores por el valle de la Pinarra, hasta la boca sur del túnel de Bielsa ya en la parte española.

El segundo transfer del día llevaba a los 80 aventureros Trans-Nomad al pueblo de Espierba y, desde allí, un pedaleo y un porteo que los llevaba a la segunda y tercera especial del día desde el Pico del Comodoto a 2.361m, la primera de ellas por pradera de alta montaña y el segundo un rápido tramo de bosque pirenaico. Los dos últimos tramos se llevaban a cabo en el valle de la Pineta y finalizaba en el camping de Bielsa, donde los corredores harán noche.

El mejor tiempo lo volvía a marcar Jose Borges (BH Miranda Racing Team), que se consolida como el aventurero más rápido de esta edición, seguido por Simon André (Orbea) y Cesar Gairín (Orbea), y en chicas, Sandra Jordá (Marqués de Riscal Orbea Sport) seguida de Nadine Sapin (Scott Contessa La Roue Libre) y de Beatriz Vicente (CC Sabiñanigo).

Comentarios