Treinta años de Premios Calibo de la Ribagorza

premios calibo

La plaza Mayor de Graus acogía la entrega de los Premios Calibo, de los premios del deporte y los del concurso de carrozas, en un acto, que forma parte del programa de la última jornada festiva. Los Calibo 2017 recaían en la familia Riazuelo-Casa Gregorio, el TDME y el Ball dels Salvatges

El Homenaje a la Ribagorza comenzaba con la entrega de los premios del concurso de carrozas que recogían Los Ninons, Los Pelochos, y el grupo de Ejep. A continuación se entregaban los premios del deporte.

El Calibo a la Mejor Labor Empresarial lo recogía la familia Riazuelo-Casa Gregorio, por un proyecto empresarial asentado en Graus desde el año 1885, cuando Gregorio Riazuelo Ardanuy hizoe el bloque de la calle Barranco de Graus. Cuatro generaciones se han ido sucediendo, desarrollando nuevas actividades comerciales, de ferretería y carpintería metálica, logrando ser un referente en el servicio de vecinos y empresas de Graus y Comarca. El premio lo entregaba el alcalde de Graus, José Antonio Lagüens, y lo recogía Gregorio Riazuelo, sus hijos, Gregorio y Alfonso, y sus nietos Alfonso y Ana, que agradecían el reconocimiento y destacaba que la etiqueta de casa Gregorio ha sido siempre estar trabajando junto a su gente, mano a mano.

El Calibo a la Mejor Labor Deportiva-Educativa era para las Enseñanzas de Técnico Deportivo de Montaña y Escalada en reconocimiento a la iniciativa liderada e implantada en la Ribagorza, en el año 2002, por el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, apoyándose en el IES de Graus y la FAM, a través de los gestores y docentes de PRAMES - Escuela de Montaña de Benasque y Escuela Refugio de Alquezar. Entregaba el premio el presidente de la Diputación, Miguel Gracia y lo recogían Ulises Fraga Bilbao, director del IES Baltasar Gracián de Graus, Guillermo Arazo Blasco, coordinador Enseñanzas de TD de Montaña y escalada en el IES y Carlos Carracedo, jefe de estudios de la Escuela de Benasque para la formación de Técnicos de Montaña.

Los tres destacaban el significado de poder contar con estas enseñanzas en la comarca y recordaban cómo fue la implantación de este módulo.

Por último, el Calibo a la Mejor Labor Cultural lo recogían los Salvatges de Benabarre. En reconocimiento a la labor de documentación encabezada por Manuel Benito Moliner, historiador y etnógrafo, la colaboración de numerosas personas vinculadas a la localidad y el gran esfuerzo humano, que culminó, en el año 2007, con la recuperación y representación, en agosto de los años pares, de esta fiesta ritual, el Ball dels Salvatges que tiene su origen en Benabarre entre los siglos XIV y XV y se representó hasta comienzos del siglo XX. Entregaba el premio la presidenta de la Comarca de la Ribagorza, Lourdes Pena Subirá y lo recogía Alfredo Sancho, alcalde de Benabarre, acompañado por personajes de esta representación como la dama, el caballero, el cazador y el salvatge. Sancho que destacaba la emoción de poder compartir, con el público, lo que supuso poder recuperar esta tradición.

Era el alcalde de Graus el que clausuraba el Homenaje a la Ribagorza con un discurso en el que recordaba los treinta años de los Calibo y felicitaba a los premiados en esta edición. Aprovechaba para animar a los jóvenes a conservar y vivir las tradiciones y a recuperar valores que se han perdido como la solidaridad.

La valoración que hacía de las fiestas era positiva por la alta participación a pesar de haber caído entre semana. A partir de ahora decía, tocará volver a trabajar para, desde la unidad y el consenso, solucionar los problemas del medio rural.

Comentarios