Una placa conmemorativa para que Jaca no olvide a los republicanos asesinados en el 36

Lambán Jaca

“Intentaron borrarlos de la memoria pero hoy quedarán plasmados para el recuerdo”. Con palabras como éstas el presidente del Gobierno de Aragón evocaba los asesinatos de concejales y trabajadores del Ayuntamiento de Jaca en el verano de 1936. Familiares de las víctimas, concejales actuales y el presidente aragonés destapaban una placa conmemorativa en la entrada del Ayuntamiento de Jaca que, como decía el alcalde, ayudará a “no olvidar lo que pasó, sin rencores pero sin paños calientes”.

Del mismo modo se expresaba el presidente del Gobierno de Aragón, quien recordaba que la Ley de Memoria Democrática de Aragón está en plena tramitación parlamentaria y explicaba que trabajan en la elaboración de un mapa de lugares de la Memoria del que forma parte Jaca.

Jaca estuvo en el mapa como ciudad republicana y fue señalada también para los asesinatos franquistas. Su Ayuntamiento lo recuerda con una calle a los capitanes a Galán y García Hernández, con un monumento a todos los caídos en el cementerio municipal y ahora también con una placa que recuerda los nombres y apellidos del primer alcalde republicano en Jaca, concejales de aquella corporación y trabajadores municipales.

Asistían al acto más de una decena de familiares, numerosos vecinos y representantes de asociaciones republicanas de Aragón y Olorón. Josechu Domínguez, presidente del Círculo Republicano Galán y García Hernández, agradecía a todos los grupos municipales que aprobasen por unanimidad este reconocimiento y decía que aunque no se les pueda hacer justicia, servirá para darles voz. En su intervención hacía una parada en el doloroso episodio de Julián Mur, uno de los homenajeados, cuyo cadáver estuvo tirado y ultrajado en la puerta del Ayuntamiento de Jaca durante un día entero. “Lo consiguieron y sembraron el terror, y el terror duró muchos años” por ello ponía en valor la restitución de su memoria con la placa que estará a la vista de todos los ciudadanos a la entrada del Ayuntamiento. Recordaba también que en zona republicana hubo “crímenes execrables” y los 407 republicanos asesinados en Jaca y comarca. Concluía pidiendo paz y memoria.

El pasado mes de marzo el pleno del Ayuntamiento de Jaca aprobaba por unanimidad una moción presentada por el Grupo Municipal Socialista. El acuerdo plenario incluía colocar la placa que se inaugurará este domingo en la entrada del Ayuntamiento. Tal y como reza la moción: “en reconocimiento a la memoria de ediles y empleados municipales que murieron por defender los valores constitucionales y democráticos”.

La moción aprobada en el pleno de marzo pretende “reconocer públicamente y restaurar la memoria del primer alcalde republicano, Julio Turrau Calvo, así como de los concejales Antonio Pano, Alfonso Iguácel, Antonio Pueyo Gil, Mauricio Mansilla, Ignacio Bueno Ferrer, Alfonso Rodríguez y Fernando Oliván Taberner, además de los empleados municipales Benito Bescós Rabal, Antonio Salinas Pérez y Mariano Sánchez Oliván, que fueron asesinados sin juicio previo, solamente por defender el orden constitucional, la libertad y la justicia social”.

LEY DE MEMORIA DEMOCRÁTICA

Lamán señalaba también que se impulsan proyectos significativos para colocar la Memoria en la agenda pública, como fijar la fecha del 3 de marzo para conmemorar el Primer Día de la Memoria Democrática de Aragón. La fecha recuerda el bombardeo masivo de Alcañiz por la aviación italiana, algo que produjo más muertes que en Guernica, y que simboliza el sufrimiento que la población civil en los conflictos armados y las políticas de violencia de los regímenes totalitarios. “Esperamos que con la Ley de Memoria ya aprobada, los actos de conmemoración en el octogésimo aniversario, vendrán a simbolizar la puesta en marcha de las políticas públicas de Memoria en la Comunidad Autónoma de Aragón que institucionaliza la Ley”, ha avanzado el presidente aragonés.

A finales de ese mismo mes de marzo se cumplirán también 80 años de otra batalla: la batalla de Caspe, en la que tuvieron un papel destacado los brigadistas internacionales y para honrar su memoria se descubrirá un monumento en Caspe que recuerde a las generaciones futuras su valor por defender la democracia en tierras extrañas.

Según Lambán, el Gobierno de Aragón quiere asumir “un compromiso claro con la construcción de una Memoria Democrática desde la serenidad, pero desde la firmeza en la defensa de los derechos humanos; desde la necesidad de reparación y justicia para las víctimas, pero también desde la comprensión de que memorias hay muchas, y de que no es posible rehuir la complejidad en el acercamiento a un pasado tan complejo y abrumador; y en cualquier caso, desde la inclusividad, desde la generosidad y desde el respeto”.

En Jaca, ha recordado que eran “hombres y mujeres comprometidos con la República y con sus valores, con el orden constitucional, que entendieron que la conquista y salvaguarda de las libertades políticas y sociales que germinaban en la Segunda República eran la clave de unas nuevas y prometedoras relaciones sociales más libres, más justas, más igualitarias”.

El Presidente de Aragón ha explicado que desde el Gobierno de Aragón se ha entendido que ha llegado el momento de no rehuir su deber como administración hacia la Memoria y de establecer las herramientas legales para poder desplegar políticas públicas de Memoria, con un fin principal: recordar para que no vuelva a suceder.

La Ley de Memoria Democrática, en plena tramitación parlamentaria, combina la actuación directa de la Administración, pero también pretende “dejar hacer” a las entidades memorialistas, como la presente en Jaca, el Círculo Republicano Galán y García. Recientemente, el Gobierno de Aragón ha llevado a cabo la declaración de las tumbas de Galán y García Hernández en Huesca como Bien de Interés Cultural para su protección.

Comentarios